Casi 40 mayores sufrieron maltrato familiar en 2016

Casi 40 mayores sufrieron maltrato familiar en 2016

Nueve concejos ponen en marcha un plan piloto para probar el protocolo con el que el Gobierno regional quiere detectar los casos de una violencia calificada como «la más invisible»

CHELO TUYA GIJÓN.

En 2013, una avilesina sufrió una caída. Su elevada edad y su deterioro físico acabaron con su vida, ya que fue desatendida por su hija y la pareja de ésta, con los que vivía. Ambos fueron condenados a prisión acusados de homicidio por imprudencia y omisión del deber de socorro. El suyo fue el más grave ya que concluyó con la muerte de la mujer, pero la Fiscalía asturiana instó hasta 40 casos por maltrato a mayores en 2016. Según explicó, en el pasado mes de julio, la propia fiscal superior del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) durante 2016 se investigó a 103 familias. De ellas, 65 lo fueron por maltrato a los padres. El resto, a los abuelos.

Una cifra que, no obstante, los expertos consideran «inexacta», ya que la violencia a los mayores está considerada «como la más invisible». Los padres no quieren, o no pueden, denunciar a sus hijos o nietos lo que lleva, según la Organización Mundial de la Salud, a que una de cada diez personas mayores, es decir, quien ha cumplido ya los 65 años, haya sufrido maltrato en el último mes. «Probablemente la cifra esté subestimada, puesto que solo se notifica uno de cada veinticuatro casos de maltrato de este tipo», resalta la OMS.

«Se habla de un 1% de casos, sabemos que ese dato es erróneo, que solo es la punta del iceberg», confirmó ayer el consejero de Sanidad, Francisco Busto. Junto a la consejera de Servicios y Derechos Sociales, Pilar Varela, presentó en Oviedo el protocolo que el Principado ha redactado para «detectar, prevenir y tratar estas situaciones», explicó esta última.

Un protocolo que no entrará en vigor hasta junio de 2018, ya que antes será probado en nueve concejos de forma piloto. Serán Oviedo, Avilés, Tineo, Siero, Castrillón, Llanes, Ribadedeva, Colunga y Caravia quienes lo pongan en marcha.

Alerta sanitaria

Junto a ellos también lo harán ocho residencias de la red pública, la gestionada por Establecimientos Residenciales para Ancianos (ERA). Serán las de El Cristo, Mixta, Canapés, Palacio de Villar, Valentín Palacio, Santa Bárbara, Moreda y Belmonte. Asimismo, ocho equipos de Atención Primaria se sumarán a la iniciativa: Piedras Blancas, Sabugo, El Quirinal, Ventanielles, Pola de Siero, Severo Ochoa, Llanes y Colunga y, además, los hospitales Grande Covián y HUCA.

Porque la alerta sanitaria es clave para detectar si el moratón que tiene el paciente es fruto de un golpe fortuito o del acoso, por ejemplo, de su hijo. O si la delgadez corresponde a una incorrecta alimentación por falta de atención familiar. O, también, si la preocupación que tiene el paciente o el usuario de una residencia tiene que ver con el maltrato psicológico o económico por parte de sus descendientes. Abordar la violencia que se produce «donde queda más oculta por los vínculos del afecto».

 

Fotos

Vídeos