Los médicos asturianos son los que más pacientes mayores atienden de todo el país

Dos personas mayores entran al centro de salud de La Felguera. / JUAN CARLOS ROMÁN
Dos personas mayores entran al centro de salud de La Felguera. / JUAN CARLOS ROMÁN

El 25,5% de los pacientes superan los 65 años. Jarrio y Cangas del Narcea logran el récord en España con más de un tercio de consultas envejecidas

LAURA FONSECAGIJÓN.

El elevado envejecimiento de la población asturiana deja un dato preocupante en las consultas de los centros de salud del Principado, al convertir a los médicos de la región en los que mayor volumen de pacientes mayores de 65 años tienen que atender. El 25,5% de la población sanitaria asignada en Asturias supera la edad de la jubilación (259.935 personas), una cifra que contrasta, por ejemplo, con el apenas 15% de Canarias o e 17% de Murcia. La media en España está en 19%, seis puntos por debajo del Principado. Así se desprende del estudio 'Situación de la Atención Primaria en España (2016-2018)' que acaba de hacer público la Organización Médica Colegial que engloba a los colegios de facultativos del país y donde sus autores alertan de la caída en el gasto público destinado a la red sanitaria que siempre ha sido considerada como la principal puerta de acceso a la sanidad pública.

El caso es que los centros de salud y consultorios asturianos ostentan el récord de consultas donde el envejecimiento tiene un peso crucial. Y lo hace no solo con el promedio autonómico de ese 25,5%, sino también desde el punto de vista local, con Jarrio y Cangas de Narcea como las áreas con más pacientes mayores de todo el territorio autonómico, con un 30,3% y un 30,9%, respectivamente. Los facultativos de las zonas del occidente del Principado tienen en sus cupos casi el doble de usuarios con más de 65 años que sus colegas de Andalucía o de las Islas Baleares.

Mayor envejecimiento, más gasto de salud (Asturias es la tercera comunidad en gasto farmacéutico con 249 euros per cápita), una demanda asistencial en aumento y cada vez más compleja debido a la edad de los enfermos, y unos médicos con elevados cupos en sus cartillas. La Atención Primaria asturiana atendió en 2018 un total de 4.456.924 consultas médicas, a las que hay que sumar otros 3,1 millones de consultas de enfermería y medio millón de pediatría. Todo eso se lo reparten en Asturias 670 médicos de familia cuyas bajas no son sustituidas, 761 profesionales de enfermería (también con escasa sustitución) y 126 pediatras, además de 442 trabajadores que se ocupan de las labores no sanitarias. La cifra de centros de salud se eleva a 214, de los que 145 son consultorios locales.

Hay grandes diferencias, según se extrae del informe, en actividad, plantillas y cargas de trabajo entre las comunidades autónomas. Considerando las plantillas al completo (que en Asturias es la excepción ya que apenas se cubren las bajas y las vacaciones), y teniendo en cuenta 247 días de consulta al año, los médicos del Principado se sitúan entre los que más citas atienden al día, con una media de 27. El récord en este apartado lo tienen los extremeños y andaluces, con 32 consultas de promedio al día.

Por su parte, los facultativos de familia del Servicio de Salud del Principado (Sespa), sobre todo los de las áreas urbanas, se enfrentan a agendas diarias más que saturadas. En este apartado, encontramos en Asturias un nuevo récord, con el Área Sanitaria V (Gijón, Carreño y Villaviciosa) ubicada entre las diez más masificadas del país. En dicha área, el 77,8% de los médicos tiene un cupo medio de 1.592 pacientes, cuando lo recomendable es no superar los 1.500. Oviedo no se queda atrás, con un 66,7% de sus facultativos de Primaria con un cupo promedio de 1.497 enfermos y Avilés, con 1.412.

A modo de conclusión, la Organización Médica Colegial denuncia la existencia de una «gran desigualdad entre comunidades», con centros de salud urbanos «masificados, con falta de sustitutos» y redes rurales «dispersas y con un elevado porcentaje de población envejecida» que requiere grandes desplazamientos.

Más información