«Tengo miedo a salir de casa», afirma la víctima de una paliza en Cudillero

«Tengo miedo a salir de casa», afirma la víctima de una paliza en Cudillero

Este pescador cuenta que sus tres atacantes se hicieron pasar por policías para que detuviera su furgoneta

DAVID SUÁREZ FUENTE CUDILLERO.

«Tengo miedo a salir de casa desde que me dieron la paliza». Así lo contaba ayer un pescador de Cudillero, que sufrió el pasado miércoles un brutal ataque. Tres persona le asaltaron y le propinaron una paliza. La víctima, de 41 años, prefiere mantener el anonimato. Tiene tanto miedo que desde que se produjeron los hechos permanece en su vivienda. «No salgo de casa ni para fumar», dice.

La agresión se produjo pasadas las seis de la madrugada, cuando tras regresar de capturar angula y dejarla en la bodega de la cofradía de pescadores de Cudillero para su posterior subasta, esta persona enfilaba el regreso a su furgoneta a su casa en Salamir. Fue entonces cuando este hombre se topó con un coche atravesado en la carretera, con una sirena azul encima. «Parecían de la Policía, no sospeche nada, pensé que era una redada de la Secreta», apuntaba.

Intercepción
Los tres atacantes dejaron un coche con una sirena azul en medio de la carretera para que el pescador se detuviera, simulando ser policías.
Agresión
Al pescador le ataron las manos y le vendaron los ojos antes de propinarle una brutal paliza que le rompió el tabique nasal.
Liberación
Al hombre, de 41 años, le soltaron en el área recreativa de Lamuño a pocos metros de su casa. Está atemorizado tras el ataque.

Los tres asaltantes, que la víctima indicó eran de nacionalidad española, «me maniataron y me taparon los ojos».

«La Guardia Civil tiene abierta una investigación», añade, confiado en que todo se aclare pronto. El hombre fue liberado por los propios asaltantes en un monte en el área recreativa de Lamuño, tras recibir una brutal paliza que le provocó la rotura del tabique nasal y heridas de gravedad en el rostro.

Este pescador, que lleva veinte años en la profesión, aseguró a EL COMERCIO que este incidente nada tiene que ver con los fardos de drogas que una embarcación de Cudillero encontró el pasado agosto en alta mar y que entregó a los agentes de la Benemérita. «Yo no encontré ningún fardo, nada tengo que ver con eso», dijo. El pescador quiso zanjar así su posible implicación en la recogida de unos de estos fardos, que niega haber realizado y, por tanto, descarta que pueda ser la causa de la paliza. Heridas por la que tuvo que ser atendido en el Hospital San Agustín de Avilés.

«Siempre evito los problemas»

Así, asegura que no entiende que es lo que ha podido ocurrir, cuál pudo ser la causa de que resultara agredido. «Siempre evito los problemas», incide. «No puedo decir a ciencia cierta que me hayan confundido», apunta, sin querer dar más detalles para no perjudicar la investigación policial. El pescador mantiene que a los asaltantes «no los conocía de nada».

Por su parte, el patrón mayor de la Cofradía Virgen del Carmen de Cudillero, Salvador Fernández, indicó «no existe miedo entre los pescadores», aunque sí ha trasladado su preocupación por lo ocurrido, «Es una agresión intolerable», dijo sin querer especular sobre los motivos de la misma.

 

Fotos

Vídeos