Mieres concentra el mayor porcentaje de población en riesgo de pobreza

Mieres concentra el mayor porcentaje de población en riesgo de pobrezaGráfico

Las comarcas mineras y las zonas rurales del interior de la región arrojan los peores resultados, según un informe de Regiolab

LAURA MAYORDOMO GIJÓN.

La crisis económica internacional no hizo más que ampliar la brecha entre ricos y pobres desde 2008. Y, en ese contexto mundial, España fue uno de los países donde más se incrementaron las desigualdades económicas y sociales. Hasta el punto de que, en el año 2014, el porcentaje de población en riesgo de exclusión o de pobreza rondaba, de media, el 30% con algunas zonas -especialmente en Andalucía, Extremadura o Canarias- en que ese indicador se disparaba por encima del 40%. No era el caso de Asturias. En los peores años de la crisis, el porcentaje de asturianos en riesgo de pobreza creció varios puntos, pero no llegó a sobrepasar en ningún momento la barrera del 25%.

Eran conclusiones a las que llegaba la oficina de estadística europea Eurostat aplicando el denominado indicador 'Arope', por sus siglas en inglés. Pero ese sistema de análisis tenía sus inconvenientes. «Con los datos 'Arope' disponibles, no podemos analizar qué ocurre a menor escala, por comarcas, municipios o barrios». Lo dicen los miembros del laboratorio de Análisis Económico Regional, Regiolab, un grupo de investigación en Ciencias Sociales de la Universidad de Oviedo que acaba de hacer públicos los primeros resultados de un informe que analiza la situación de toda España, pero bajando mucho más al detalle.

En ese examen de ámbito nacional -enmarcado en el proyecto 'Imajine', en el que participan dieciséis centros de investigación de trece países de la Unión Europea- Asturias destaca como «un caso especialmente interesante» debido a su «marcada heterogeneidad interna». Dicen los investigadores de la Universidad de Oviedo que los porcentajes de población en riesgo de pobreza y exclusión en las principales ciudades, como Oviedo, Gijón y Avilés, pero en especial en la capital asturiana, están entre los más bajos del país.

Por debajo del 26%

Por el contrario, los porcentajes de población expuesta al riesgo de pobreza crecen en el entorno rural, sobre manera en los concejos del interior. A los investigadores les llama especialmente la atención la situación de algunos municipios de tradición minera, donde los datos obtenidos son «especialmente altos». Es el caso de Mieres, con entre un 26% y un 38% de sus vecinos en claro riesgo de pobreza y exclusión y donde este indicador «crece a niveles propios del suroeste peninsular» y se equipara a algunas de las zonas más desfavorecidas de Castilla y León, Castilla-La Mancha o, incluso, Extremadura y Andalucía.

En el resto de Asturias, salvo Oviedo y Castrillón, los dos municipios que mejores resultados arrojan -con menos del 22% de la población en esa delicada situación-, son mayoría los concejos con entre el 24 y el 26% de sus vecinos en riesgo de pobreza.

El método de análisis 'Arope' analiza datos económicos como la renta de los hogares, el tiempo que efectivamente están empleadas las personas en edad de trabajar que residen en ese hogar, si se han retrasado en el pago de gastos de la vivienda (como la hipoteca o el alquiler), si no pueden permitirse tener teléfono o coche, si no pueden poner la calefacción por el elevado coste de la factura energética o no pueden comprar carne, pollo o pescado para comer al menos cada dos días, entre otros conceptos de consumo básico.

Constatación

Con los indicadores socio-económicos a escala local manejados por los investigadores de Regiolab se constata «lo que ya sabíamos». Que, en España, la pobreza se concentra en el suroreste de la península y en las islas Canarias. Son municipios en los que los porcentajes de población en riesgo de pobreza y exclusión superan el 25% «y, en algunos casos, el 40%». Pero además, les han permitido detectar que esos indicadores están aumentando «significativamente» en el entorno de la ciudad de Barcelona y en ciertos municipios de la costa mediterránea. En concreto, los que soportan una fuerte presión de la actividad turística.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos