«No sabemos qué le pasó», lamentan los compañeros del motorista avilesino fallecido en Vigo

Los compañeros de viaje del difunto, entre otras personas, ayer en el Tanatorio Avilés. / MARIETA
Los compañeros de viaje del difunto, entre otras personas, ayer en el Tanatorio Avilés. / MARIETA

Abraham Rodríguez, de 38 años, casado y con dos hijos, recibirá hoy sepultura en Gozón

J. F. GALÁN AVILÉS.

«No sabemos qué pudo haber pasado. Íbamos muy estirados, unos tres kilómetros del primero al último, y nadie vio nada. Era una curva a la izquierda, abierta, con el asfalto seco y en buen estado. Y no íbamos rápido. La autopsia y el atestado determinarán qué sucedió. Ha sido una desgracia», lamentaban ayer los cinco motoristas que circulaban junto a Abraham Rodríguez Pérez, el avilesino de 38 años fallecido el sábado tras perder el control de su moto en una carretera de Pontevedra. Se fue al suelo y el violento golpe contra el asfalto resultó fatal. Murió en el acto.

Casado con Noelia González, padre de dos hijos de cinco y diez años, trabajador de Arcelor y vecino de Avilés, su cuerpo llegó a media tarde de ayer el Tanatorio Avilés, donde numerosos amigos intentaban consolar a la familia.

El funeral se celebrará a la seis y media de la tarde de hoy en la iglesia parroquial de Santa Locadía de Laviana, en Gozón, donde están las raíces familiares. En concreto, en El Arañón.

Los seis motoristas pertenecen a una peña llamada 'Motofartones', de unos cuarenta integrantes, en su mayoría avilesinos y de la comarca pero también de otros concejos, algunos de Gijón. «Fuimos a pasar cuatro días a los Cañones del Sil (Orense), y teníamos previsto regresar hoy (por ayer). Ha sido una desgracia», repetían.