Muere un hombre mientras conducía y su coche se estrella en Coaña

Vehículo siniestrado en la localidad coañesa de Sequeiro cuyo conductor falleció. / SEPA
Vehículo siniestrado en la localidad coañesa de Sequeiro cuyo conductor falleció. / SEPA

Los bomberos estabilizaron el vehículo para evitar que se precipitara por un desnivel. El otro ocupante salió ileso

DAVID SUÁREZ FUENTE SEQUEIRO (COAÑA).

Un sexagenario jubilado, José Benigno Pérez, vecino de Navia, falleció en la tarde de ayer mientras conducía su vehículo por la carretera AS-12, que une Navia con Grandas de Salime. El accidente ocurrió a la altura del kilómetro 10 en la localidad coañesa de Sequeiro, donde el vehículo que conducía este hombre colisionó contra maquinaria agrícola al salirse de la vía.

El siniestro se produjo sobre las 18 horas, y al salirse de la calzada el coche estuvo a punto de caerse por un desnivel, por lo que los bomberos del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA), con base en el parque de Valdés, tuvieron que estabilizar el vehículo sin que fuese necesario excarcelar a ninguno de los dos ocupantes.

La Guardia Civil de Tráfico de Luarca está investigando lo ocurrido, aunque todo apunta a que la víctima, natural de Loza en Coaña, falleciese, por causas que se desconocen, antes de que su vehículo chocase. Este hombre, un camionero jubilado nacido en 1954, había sido operado del corazón hace algunos años.

El varón acompañante, según fuentes del instituto armado, «resultó ileso». A pesar de todo al lugar del accidente se trasladaron diversas ambulancias, así como cinco efectivos de bomberos, que además de estabilizar el coche, se encargaron de iluminar el lugar para poder sacar al fallecido y al acompañante.

El año pasado se dejaron la vida en las carreteras asturianas 32 personas. Son cinco más que en 2017, y sitúan a la región en niveles idénticos a los de los años 2012 y 2013, y muy lejos de los solo 19 fallecidos de 2015. En 2018 se registraron en el Principado un total de 25 accidentes mortales, dos menos que el año anterior, pero lo que sí hubo fueron siniestros con elevado número de víctimas. Así ocurrió el pasado 3 de septiembre cuando tuvo lugar el accidente de un autobús de Alsa a la salida de Avilés, con el trágico balance de cinco personas fallecidas y quince heridas. También cabe recordar a los tres jóvenes fallecidos en Cangas del Narcea, el pasado mes de julio, y los tres muertos en San Tirso de Abres tras colisionar su vehículo contra un camión en junio.