«Es necesario preservar los Lagos si queremos seguir disfrutando de ellos»

Juegos en la naturaleza. Los hijos de los logroñeses Ana Corral e Igor García juegan a la orilla del lago Ercina, en los Picos de Europa. / ACEBAL
Juegos en la naturaleza. Los hijos de los logroñeses Ana Corral e Igor García juegan a la orilla del lago Ercina, en los Picos de Europa. / ACEBAL

La puesta en marcha del plan que impide acceder en vehículo privado al parque convence a los visitantes

L. RAMOS / M. MENÉNDEZ COVADONGA / GIJÓN.

Exitoso arranque, con tráfico fluido y sin incidentes, del Plan Especial de Transporte a los Lagos de Covadonga de 2019. Además de ser el más largo hasta el momento, con 165 días de vigencia, será también la primera vez que el sistema de barreras, cámaras y paneles instalado por la DGT funcione a pleno rendimiento durante toda la temporada, pues solamente había sido probado durante los cuatro días del puente de la Constitución.

Con algunas dudas, pero muy buenas impresiones, comenzaban por la mañana a acceder al Parque de Picos los primeros visitantes. Debido a las restricciones, lo hacían en los autobuses de ALSA o en los taxis locales. «Los Lagos son espectaculares. Quisimos traer a los niños para que los conocieran y están encantados», apuntaban los logroñeses Ana Corral e Igor García, quienes acudieron junto a sus hijos, Leire, Paula y Mateo. «La idea es muy buena, pues es necesario preservar este espacio si queremos seguir disfrutando de él», aseveraron. De la misma opinión eran Lola García, Elena Cazorla y Antonio Serrano, quienes todos los años reservan una semana para visitar Asturias junto a varios amigos de Córdoba y Barcelona. «El año pasado pasamos un poco de miedo en el bus, así que esta vez nos decidimos por los taxis y todo genial», explicaron, valorando que gracias al Plan de Lagos «se pueda disfrutar de un sitio tan especial sin encontrar coches por todas partes».

Más información

Más directa era la madrileña Beatriz Manzano, quien junto a su marido, Daniel Gutiérrez, su cuñada Rocío y sus hijos Santiago y Jorge, disfrutaba de una jornada de observación de aves junto a Birdwatch Asturias. «La regulación es necesaria y beneficiosa para el turismo, pues si vengo y me encuentro esto como la Gran Vía, no vuelvo», apuntó. Y los ciclistas de Vigo y Bilbao Emilio Rodal y Carlos Freire no podían estar más de acuerdo: «Subir a los Lagos con el tráfico abierto es un drama».

Información

Hasta Covadonga se acercaron el director del Parque, Pablo García, y el alcalde de Cangas de Onís, José Manuel González, quienes se mostraron satisfechos con el arranque del plan. Destacaron también que ya se haya creado la figura de coordinador tantas veces reclamada por el Consistorio cangués y que se haya dotado al servicio de personal de información durante toda la vigencia de las restricciones, pero también todos los fines de semana de mayo para evitar atascos y atender a los visitantes.

En la mañana de ayer se vivieron también momentos de tensión en los Picos después de que una llamada al 112 alertase de un alud en el pico Tesorero en el que «podía haber personas atrapadas». Finalmente, el Grupo de Rescate de Bomberos del SEPA desplazado hasta el lugar comprobó que no había ningún afectado.

Pero en prácticamente toda Asturias se nota estos días una importante afluencia de visitantes. El casco histórico de Oviedo fue ayer un hervidero de gente. Los ovetenses aprovecharon el día de sol -a las dos de la tarde los termómetros superaban los 20 grados- para disfrutar de las terrazas del Antiguo y los turistas se fotografiaban con los monumentos más emblemáticos. La catedral, junto al ayuntamiento y la iglesia de San Isidoro, fueron los lugares que más 'selfies' se llevaron y la familia formada por Igor Amantegui y sus tres hijos Guillermo, Gabriela e Igor no dudaron en guardar este recuerdo en su móvil.

Estos madrileños llegaron a Oviedo el viernes por la noche y pasarán dos días en la capital del Principado de Asturias. Entre sus planes no faltará probar la fabada. «El calor no nos echa para atrás y nos atreveremos a comerla», comentó ayer el padre, mientras que su hijo pequeño pedía un cachopo. El edil de Turismo, Rubén Rosón, afirmó ayer que durante todas las vacaciones de Semana Santa la ocupación hotelera y hostelera es de «lleno absoluto».

El matrimonio ponferradino formado por David del Pozo y Vanesa Romero, junto a sus hijos Marcos y Lucía, optaron por «pasar el día en Gijón». Una de sus visitas fue en el acuario, al igual que los bilbaínos Julia Moreno y Javier, Julio, Manuel y Darío Bodas, quienes, aunque «ya hemos venido varias veces, hay lugares que nos quedaban por visitar».

«Vamos improvisando»

Y es que la villa de Jovellanos acogió a visitantes de muchos puntos del país. De Madrid llegaron Conchi Yuste y Guillermo Sánchez, que se hospedan en un hotel rural de Villaviciosa y «ya hemos estado en los Lagos, en Lastres, hicimos la Ruta del Oso y visitamos el Musel del Jurásico. Vamos improvisando sobre la marcha».

Las fiestas de El Bollo están a la vuelta de la esquina y eso se empieza a notar en Avilés, que este fin de semana recibía la visita de numerosas personas. Mapa en mano y cámara de fotos al cuello, muchos recorrían ayer el casco histórico de la ciudad y disfrutaban de la gastronomía local. Pero es a partir del miércoles cuando se estima que la ciudad reciba la mayor oleada de visitantes. Al buen tiempo y la jornada de sábado se sumó la celebración del Festival Nacedanza, que reunió a numerosas escuelas y grupos de baile de toda España. Aunque los hoteles no colgaron el cartel de lleno, muchos superaron su ocupación media y a partir del miércoles las reservas ya superan el 80% y rondando el lleno en varios hoteles de la villa.

Por la plaza de la Marina y el entorno del puerto de Cudillero se mezclaban los acentos y las cámaras de fotos no dejaban de inmortalizar el anfiteatro y su colorido. «Es un lindo lugar. Nunca habíamos escuchado hablar de él. Nos llamaron mucho la atención las casitas de colores, así como colgadas», confesaba la argentina María José Grenni, tras estudiar las ofertas de menú de los restaurantes junto a su madre. También Marcelo Carelli y su familia pensaban dónde sentarse a comer, pues llegaban desde Cantabria atraídos por el lugar y su gastronomía. «Nos encanta Asturias. Conocíamos Ribadesella, Llanes... y, en cada salida, elegimos un lugar diferente». Así recalaron en Cudillero donde se sorprendieron de la tranquilidad de la gente y su arquitectura singular. Rodeado de amigos y sin despegarse de la cámara de fotos se encontraba José Luis Moreno, de Cuenca. Reconoce que el norte tiene algo especial. «Cudillero tiene un entorno precioso y el ambientillo gana mucho», confesó dispuesto a conocer cada rincón.

HAN COLABORADO EN LA ELABORACIÓN DE ESTA INFORMACIÓN ROSALÍA AGUDÍN, MARLA NIETO, SHEYLA GONZÁLEZ Y BELÉN G. HIDALGO