La nieve irrumpe en Asturias

El guarda Jorge González, delante del refugio Jou de los Cabrones, a 2.034 metros de altitud. / E. C.

«Es bueno para recuperar los niveles de agua, que empezaban a escasear», apuntan en el refugio del Urriellu. Hoy, no obstante, se prevé una mejoría

R. MUÑIZ GIJÓN.

El frente frío que irrumpió a mediodía del sábado tumbó los termómetros siete grados y descargó los primeros copos de nieve durante la noche. Quienes amanecieron el domingo en los refugios por encima de los 1.500 metros de altitud se encontraron así el primer manto blanco del otoño. Cuajó, pero el tiempo no le permitirá resistir. Hoy la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) pronostica un «probable» aumento notable de las temperaturas máximas en la cordillera, y un buen tiempo que resistirá al menos hasta el miércoles.

«Es bueno que comiencen a caer las primeras nieves para recuperar los niveles de agua, que empezaban a escasear en algunas cuencas, como la del río Casaño», comenta Sergio González, guarda del Refugio Urriellu. Lleva diez años cuidando del lugar, y sabe que los copos que ayer cayeron sobre una instalación llena de alemanes, franceses, holandeses y «algún inglés» le imponen cambios. «Bajarán considerablemente las pernoctaciones, y en vez de montañistas empezaremos a recibir más alpinistas», comenta. También varían los menús; las ensaladas, arroces y pasta quedarán atrás para dar paso a las sopas, cocidos y «la gastronomía local que impera en los días que más se acercan».

A 1.560 metros está el Refugio del Meicín, que amaneció también flanqueado de nieves. «Otros años los primeros copos cuajaban en los picos, pero esta vez ha formado una línea bien clara a partir de los 1.600 metros», comentó Alejandro Mier, guarda del lugar. Recuerda que el ganado sigue en las majadas. «Los pastores suelen aguantar hasta noviembre, pero si la nieve viene así igual se lo tienen que pensar».

Más información