Primeras nieves antes de acabar el verano en Asturias

Los alrededores del refugio amanecieron completamente blancos. / REFUGIO JOU DE LOS CABRONES

Se recogieron más de 90 litros por metro cuadrado en Cangas de Onís y Amieva y se activó la prealerta por el elevado caudal del río Sella

M. M. C.GIJÓN.

Una jornada prácticamente invernal, con una notable bajada de las temperaturas y precipitaciones abundantes. Fue lo que vivió ayer la región en un día en el que la nieve fue protagonista en las zonas más altas de la cordillera, especialmente en los Picos de Europa, donde los refugios de montaña amanecieron rodeados de un notable manto blanco. Las lluvias fueron muy copiosas en toda la geografía asturiana, pero resaltaron los registros de Amieva, con 92,8 litros por metro cuadrado, y Cangas de Onís, que alcanzó los 90. Eso hizo que el cauce del río Sella a su paso por la localidad canguesa subiera peligrosamente hasta rozar los cinco metros de altura, superando el nivel de prealerta. Por ello, la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC) realizó una vigilancia especial de la situación, si bien el caudal comenzó a disminuir a partir de las ocho y media de la noche, debido a que las lluvias disminuyeron en intensidad.

También fueron destacables los registros alcanzados por las estaciones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) de Aller (57,8 litros por metro cuadrado), Cabrales (53,2) y Colunga y Pajares (38,6), así como la de la CHC en Sobrefoz (Ponga), que llegó a los 64,2 litros, y las de la red de Metroclimátic en Buelles-Peñamellera Baja (55) y Colombres-Ribadedeva (35,4).

Tres grados en Pajares

Las temperaturas máximas se registraron en Castropol, con solo 19 grados, seguida de Gijón y el aeropuerto de Asturias, con 18,3. Por contra, los valores más bajos se detectaron en Pajares, con tres grados, y Degaña, con 4,4.

Hoy se esperan chubascos y lluvias débiles que localmente pueden ser de mayor intensidad por la mañana y que tenderán a remitir por la tarde. Lo positivo es que la Aemet anuncia un aumento notable de las temperaturas máximas, especialmente en la cordillera.

La lluvia desaparecerá del Principado mañana, pues se prevén cielos poco nubosos o despejados, con intervalos de nubes bajas.

Las temperaturas mínimas podrían descender, pero las máximas seguirán en aumento. El viernes continuará con la misma tónica y el sábado podría haber algún chubasco disperso.

Noticias relacionadas