Noche para ver la Luna roja en Asturias

Imagen del observatgorio astronómico del Monte Deva. / E. C.
Imagen del observatgorio astronómico del Monte Deva. / E. C.

La sociedad Omega organiza una observación pública del eclipse parcial del satélite

EUGENIA GARCÍAGIJÓN.

El 16 de julio de 1969, el Apolo 11 despegaba en el complejo espacial de la NASA en Florida rumbo a la Luna. Hoy, exactamente cincuenta años después de que partiera la misión que logró que el hombre pisara por primera vez sus cráteres, la Tierra se interpondrá entre el Sol y la Luna y proyectará una sombra que tapará parcialmente el satélite. Se podrá ver desde el observatorio municipal de Monte Deva, en Gijón, donde la Sociedad Astronómica Asturiana Omega organiza una noche de observación pública.

A partir de las diez de la noche, la oscuridad se comerá la Luna. Los interesados en ser testigos del fenómeno, que terminará alrededor de la una de la madrugada, podrán acudir al observatorio para observar el eclipse lunar a través de sus telescopios y prismáticos. Tal y como explica el presidente del observatorio, Santiago Gándara, «suele haber uno al año». A diferencia de los eclipses totales de sol, que «solo se pueden ver desde lugares concretos de la superficie terrestre -como el que tuvo lugar el pasado 2 de julio, que se pudo observar únicamente desde Chile y Argentina-, lo bueno de los lunares es que son visibles desde buena parte de la tierra». ¿Por qué se producen estos fenómenos? «Ocurre cuando la Luna, en su recorrido en torno a la Tierra, entra dentro de la sombra de este planeta». Como consecuencia, desde aquí «vemos la Luna con una luz rojiza». Además quienes acudan podrán disfrutar de Júpiter y de los hermosos anillos de Saturno.

Más información