La obra que corta un carril de la 'Y' acaba esta tarde, un día antes de lo previsto

Atascos en la zona de obras de la autopista. / DAMIÁN ARIENZA
Atascos en la zona de obras de la autopista. / DAMIÁN ARIENZA

El escaso deterioro de una junta bajo el firme y el uso de acelerantes en el hormigón acortan los plazos. Los atascos ayer se limitaron al mediodía

R. MUÑIZ GIJÓN.

Buenas noticias para los conductores que usan a diario la 'Y'. La obra que repara la calzada aledaña a la gasolinera de El Montico, en el lado donde el tráfico avanza en sentido hacia Oviedo o Gijón, terminará antes de lo previsto. Una combinación de pericia, acelerantes y menos deterioro del que se creía permitirán retirar los conos que ahora cortan un carril antes de lo anunciado. La empresa encargada de las labores trabaja con la previsión de retirarse esta tarde entre las 16 y las 17 horas. Supone prácticamente que será 24 horas antes de lo que inicialmente se había transmitido.

La intervención sobre la 'Y' se había lanzado debido un acelerado deterioro de la losa de hormigón armado en un punto sensible. Bajo la plataforma, entre las dos gasolineras, discurre un paso inferior, ejecutado por el Principado en 2011, como parte del enlace de El Montico. El hormigón tiende a dilatarse con el calor, lo que provoca problemas en viaductos y sobre pasos inferiores. Para que no colisione con el resto de la estructura, se puede apresar el material conteniendo su movimiento, o se le deja un espacio libre para dirigir hacia él la expansión. Ésta es la solución aplicada; la incógnita que había al iniciar las obras era si el acusado deterioro del firme había deformado también la junta de dilatación, lo que obligaría a rehabilitarla. Finalmente el estropicio no resultó tan acusado, lo que ha evitado encarar parte de los trabajos programados. Eso, sumado a los acelerantes utilizados en la mezcla del nuevo hormigón y la favorable meteorología, posibilita que el nuevo firme adquiera la consistencia precisa antes de lo calculado.

Las obras que comenzaron en la noche del lunes han terminado por variar los hábitos de los conductores. Los cinco kilómetros de caravana que cientos de afectados sufrieron el martes en las horas punta terminaron por persuadir a parte de los automovilistas a utilizar las vías alternativas. Según los sensores de la Dirección General de Tráfico, la calzada en sentido Avilés registró puntas de 3.250 vehículos por hora, mientras que al volver no más de 2.250 automovilistas afrontaron la zona de obras.

Los datos del resto de la red «sugieren que la gente está utilizando las alternativas», analizó Carlos Suárez, director de la ingeniería de tráfico Vectio. Además «el conductor se habitúa a la obra, se para menos a verla, lo que puede darte un 10% más de capacidad», indicó. La combinación de ambos factores permitió que ayer el tráfico fuera más o menos fluido, salvo entre las dos y las cuatro de la tarde, cuando de nuevo se formó una caravana de unos cuatro kilómetros. Por la tarde al regreso del trabajo también hubo tráfico lento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos