La promotora de Salave recorta su plantilla en una veintena de empleados

Imagen de los lagos de Salave. /
Imagen de los lagos de Salave.

La medida, que ahorrará 200.000 euros al mes a la empresa, responde a la «incertidumbre» por la resolución ambiental

I. G.TAPIA

La compañía Exploraciones Mineras del Cantábrico (EMC), promotora de la explotación aurífera de Salave, ha anunciado la inmediata «reducción de su plantilla de trabajadores y colaboradores externos». La medida, que afecta a una veintena de profesionales, responde «a la incertidumbre» en la que opera la empresa respecto a la resolución que ha de emitir el Principado sobre la Declaración de Impacto Ambiental del proyecto presentado.

Entre los afectados se encuentran distintos profesionales, «desde técnicos y administrativos a auxiliares», y la medida «tendría su efecto limitado en el tiempo si, como se espera, la compañía obtiene las oportunas autorizaciones para el desarrollo minero previsto», expuso ayer la compañía en un comunicado, en el que también señaló que la medida tiende a «asegurar tanto los derechos de los empleados como el interés de la empresa, que hace frente todos los meses a un gasto en torno a los 200.000 euros».

Por eso, y ante la incertidumbre «tanto del sentido de la resolución, como del plazo en el que se dictará la misma», la empresa ha decidido ajustar la plantilla hasta la publicación de la resolución, cuya demora ha sido reprochada en distintas ocasiones desde EMC.

De hecho, en el comunicado emitido ayer la empresa recalca que ha invertido «alrededor de 20 millones de dólares» desde la puesta en marcha del proyecto, «hace ahora cuatro años y medio, cuando las previsiones iniciales eran que esta fase previa no se prolongara más de 24 meses».

Críticas de ANA

Por razones muy distintas, la tramitación de la mina de Salave también está siendo muy criticada por sus detractores. Es el caso de la Asociación Asturiana de Amigos de la Naturaleza que, tras la intervención de la consejera de Medio Ambiente, Belén Fernández, el jueves en la Junta General, afirma que «se está propiciando, más que un trato de favor, una actitud de promoción de la mina de oro en Salave por el Gobierno asturiano».

El colectivo sostiene que la evaluación ambiental en curso es «la tercera ocasión» que tiene la empresa para obtener una declaración favorable, por lo que considera que desde la Administración «se pretende favorecer a toda costa a la mina». Por esto, reprochan a la consejera que se refiriese a una serie de preguntas planteadas a la Confederación Hidrográfica del Cantábrico. Lo interpretan como «la cuarta ocasión» de la minera para obtener el permiso.

Por esto, «no podemos evitar preguntarnos por el desglose de los veinte millones de dólares que la promotora dice haber invertido».