Grandas de Salime vuelve a contratar a un gestor del patrimonio del concejo

Dirigir el yacimiento del Chao Samartín será una de las funciones del nuevo gestor del patrimonio de Grandas. /
Dirigir el yacimiento del Chao Samartín será una de las funciones del nuevo gestor del patrimonio de Grandas.

El seleccionado para el cargo, que ya ocupó Francisco Cuesta, es el arqueólogo Sergio Ríos. La oposición cuestiona que sea necesario

L. ÁLVAREZ

El Ayuntamiento de Grandas de Salime ha vuelto a sacar a contratación el servicio para la gestión del patrimonio arqueológico del concejo. El contrato, que asciende a 32.600 euros, recoge que las funciones a desarrollar serán las de dirigir el museo y el yacimiento del castro del Chao Samartín, custodiar los fondos, coordinar los trabajos y elaborar la programación y exposiciones, entre otras.

El año pasado ya se formalizó un contrato similar que levantó numerosas críticas de los partidos de la oposición, que se repiten en esta ocasión. El concejal de Grandaleses Agrupación Independiente (GAI), Maximino Vázquez, sigue sin ver la necesidad de este servicio. «Está fuera de lugar y no creo que el concejo de Grandas, por mucho patrimonio arqueológico que tenga, que lo tiene, necesite un arqueólogo, sino que lo que necesita es tener una buena relación con la consejería y utilizar sus medios materiales y humanos para poder desarrollar el trabajo». Vázquez cree que «lo demás es tirar el dinero descaradamente porque realmente no se necesita un arqueólogo en Grandas y menos con lo ajustado del presupuesto».

La misma opinión tiene la portavoz del PP, María José Pérez, quien cree que lo que se necesita es ampliar el personal en temporada alta, porque hay una sola persona para el museo y las visitas guiadas al castro. Además critica el proceso de contratación, «un negociado sin publicidad al que se invitó a tres empresas».

Pérez señaló que tiene conocimiento de que ya se ha tomado una decisión sobre la persona a contratar, que sería el arqueólogo Sergio Ríos, aunque desconoce si ya se ha formalizado el contrato.

El nombre del seleccionado ha vuelto a levantar la polémica en la villa grandalesa. Si el año pasado se criticó el nombramiento para el cargo del que fuera director del Museo Etnográfico tras la destitución de Pepe 'el Ferreiro', Francisco Cuesta, la figura de Sergio Ríos tampoco convence, tras conocerse que hace años fue condenado por «apropiarse» de los trabajos de otro arqueólogo.

Denunciado por plagio

El caso se remonta al año 2000, cuando Ríos publicó varios artículos sobre las saunas castreñas del Occidente de Asturias, en concreto las existentes en el castro de Pendia (Boal). En ellos se describían los descubrimientos efectuados por el equipo de arqueólogos que dirigía Ángel Villa, director del Plan Arqueológico de la Cuenca del Navia, sin la menor mención o referencia a la autoría. La sentencia, que supuso el primer fallo sobre los derechos intelectuales de un arqueólogo, recogía que Ríos «se apropió» de los trabajos de Villa «sin haberle solicitado autorización ni haberlo indicado mediante la correspondiente cita» en el artículo publicado.

Se da la circunstancia, además, de que el 'plagiado' es el arqueólogo de la Consejería de Cultura al que en más de una ocasión el Ayuntamiento ha impedido la entrada en el Chao Samartín por estar recusado «por presuntas irregularidades».

El episodio llevó al Principado a recurrir a los tribunales y tuvo que intervenir la Guardia Civil para franquear la entrada de los técnicos del Principado al yacimiento.

Los hechos derivaron en una denuncia de la Consejería contra el alcalde, Eustaquio Revilla, que la Fiscalía finalmente archivó. En el texto del documento se reconocía «la más que evidente enemistad» entre el alcalde y el técnico autonómico.

 

Fotos

Vídeos