Ignacio Álvarez Castelao ya es profeta en Cangas

Acto de homenaje a Ignacio Álvarez Castelao, frente a la casa en la que nació, en Cangas del Narcea. /
Acto de homenaje a Ignacio Álvarez Castelao, frente a la casa en la que nació, en Cangas del Narcea.

Tous pa Tous descubre una placa en la casa donde nació y vivió el arquitecto, desconocido para muchos cangueses

LIDIA ÁLVAREZ

Ha sido definido como «el arquitecto mejor dotado de su generación y uno de los mejores de todo el siglo XX en Asturias». De su mente salieron diseños como las facultades de Biología, Geología y Medicina de Oviedo, la Delegación de Hacienda y el edificio de la antigua estación de Alsa, también en Oviedo.

BIOGRAFÍA

Infancia y juventud. Nació en 1910 en Cangas del Narcea. En 1926 se trasladó a Madrid para estudiar.

Carrera. En 1940 se instaló en Oviedo donde desarrolló la mayor parte de su carrera.

Jubilación. En 1983, el Colegio de Arquitectos lo describió como «el arquitecto más brillante de la modernidad en Asturias».

A pesar de ello, la figura de Ignacio Álvarez Castelao (Cangas del Narcea, 1910-Oviedo, 1984) es desconocida para muchos cangueses. Para reparar el olvido, Tous pa Tous le ha dedicado un homenaje y ha instalado una placa en su memoria en la casa en la que nació y pasó su infancia y juventud, en el número 36 de la calle Uría.

Apenas a unos metros de allí, en la calle Mayor, puede contemplarse parte de lo que un día fue el café Chacón, en cuyo diseño colaboró cuando todavía era estudiante. La iglesia del asilo, en el barrio de El Corral, es la otra única oportunidad de ver sus creaciones en la villa canguesa.

Aunque su obra se reparte por toda España, Oviedo fue la ciudad principal en la que desarrolló su trabajo. Además de los ya mencionados, son suyos el conocido como edificio 'Serrucho', en la calle Cervantes, y varios bloques de viviendas, edificios administrativos y centros de enseñanza.

También es conocido por su trabajo en centrales hidroeléctricas por todo el país. La obra de Castelao destaca, además, por sus propias creaciones para dar solución a problemas constructivos y tecnológicos, como el forjado cerámico y la malla espacial, invención suya que dio lugar a la patente del 'Nudo Castelao'.

El también arquitecto Rogelio Ruiz fue el encargado de glosar su figura. «Con este acto se puede rectificar aquello de que nadie es profeta en su tierra y quiero destacar especialmente que Tous pa Tous se preocupe de Castelao y de algo tan difícil de transmitir como es la arquitectura moderna».