Denunciado un vecino de Cudillero por furtivismo

Cría de corzo abatida por cazadores furtivos. /
Cría de corzo abatida por cazadores furtivos.

Los guardas del coto de caza cogieron in fraganti al hombre llevándose una cría de corzo abatida de manera ilegal

DAVID SUÁREZ FUENTE

La Asociación de Vigilantes de Seguridad Privada de Asturias (Avispa) y la Asociación de Guardas de Caza del Principado (Asguca) han denunciado a un vecino de Cudillero por un presunto delito de furtivismo. Los hechos -según relatan las citadas asociaciones- ocurrieron el 23 de abril cuando hacia las cinco de la tarde unos cazadores alertaron a la guardería del coto de Cudillero de que se estaban escuchando disparos en la cara norte del monte Santa Ana.

El guarda rural, en colaboración con la guardería del coto de Valdés, desplegó un operativo de vigilancia y seguimiento en la zona para localizar las piezas abatidas y los autores de los disparos. Según relatan Avispa y Asguca, el rifle utilizado es de calibre 300. Los guardas encontraron una cría de corzo, de unos diez kilos y un año, abatida por un disparo de rifle de calibre 300, indicaron en Avispa y Asguca.

Con la pieza ya localizada, los guardas mantuvieron la vigilancia y acabaron sorprendiendo a un vecino de la villa de Cudillero que se había desplazado hasta el lugar donde estaba el corzo para transportar al animal y, presuntamente, entregársela al autor de los disparos.

Los guardas identificaron al vecino e interpusieron una denuncia ante la Guardia Civil para la apertura de diligencias de investigación e imputación al autor del delito. «Es un furtivo reincidente», aseguró Jorge Cuesta, coordinador general de Avispa sobre el detenido, que ya ha sido denunciado por caza ilegal en otras ocasiones.

«Aumento» de furtivos

Tanto Avispa como Asguca incidieron ayer en que estos hechos son contrarios a la normativa cinegética del Principado y que suponen una infracción muy grave al estar totalmente prohibida la caza de crías de jabalí, venado, gamo, corzo y rebeco.

Ambos colectivos alertaron también del «aumento» de actividades furtivas en los cotos de caza del Principado, donde habitualmente ejercen su trabajo los profesionales de estas asociaciones.