Acordonan el entorno de una discoteca de Tapia tras derrumbarse su techo

El tejado se desplomó hacia el interior de la discoteca. / E. C.
El tejado se desplomó hacia el interior de la discoteca. / E. C.

DAVID S. FUENTE TAPIA DE CASARIEGO.

La techumbre de la discoteca Tapi O.K., se derrumbó ayer en torno a las cinco de la tarde. Afortunadamente la estructura del tejado se desplomó hacia el interior del inmueble, sin que ninguno de los edificios aledaños se viese afectado. Hasta el lugar se desplazaron varias dotaciones de bomberos y patrullas de la Guardia Civil, que procedieron a cerrar las calles al tráfico para montar un cordón de seguridad en el entorno de la discoteca, con el fin de evitar que cualquier cascote cayese sobre algún viandante o vehículo.

El inmueble permanece cerrado desde hace varios años y la pasada semana, ante varios requerimientos del Ayuntamiento de Tapia de Casariego, los propietarios repararon una cornisa «que presentaba un grieta importante». Así lo indicó la alcaldesa de Tapia, la socialista Ana Vigón, que también se acercó hasta la zona. Esta vieja nave, donde en su día se instaló una conservera, «deberá ser reparada o derruida», advirtió la regidora, quien anunció que enviarán los requerimientos oportunos a sus propietarios.

El portavoz del PP, Pedro Fernández, que también fue al lugar del incidente, recordó que «nosotros pedimos que el plan de rehabilitación del barrio de San Sebastián se ampliase a todo el concejo incluyendo inmuebles como este». Y recordó el derrumbe del muro en la calle Procesión el pasado febrero. Fuentes cercanas a la propiedad del inmueble aseguran que la intención de los propietarios era derrumbarlo antes de que se cayese, un trabajo que ya se había puesto en marcha con la caída de la cornisa. La discoteca estuvo regentada en su última etapa por el hostelero Rodrigo López, quien aseguró que el inmueble «no tenía mantenimiento».