Oro No afirma que el nuevo proyecto para explotar Salave prevé vertidos al mar

D. SUÁREZ FUENTETAPIA DE CASARIEGO.

La plataforma Oro No rechaza el nuevo proyecto de explotación minera presentado recientemente ante el Principado por la empresa Black Dragon Gold a través de su filial Exploraciones Mineras del Cantábrico (EMC). La compañía solicitó un documento de estudio de impacto ambiental para el proyecto de Salave en Tapia de Casariego.

En la plataforma Oro No apuntaron su preocupación ante este nuevo intento de explotación del yacimiento, un proyecto en el que ven «indefinición manifiesta y premeditada». Actitud que califican de «falta de consideración y prepotencia hacia los vecinos».

La plataforma cree que la minera «se acerca a Tapia a pegar su particular pelotazo», amenazando las formas de vida de los vecinos. De hecho, este colectivo consideran que el presentado «es uno de los peores documentos que Oro No ha visto en su ya larga vida de oposición a los proyectos mineros en Tapia».

El proyecto «ya fue desautorizado en el pasado por incumplir claramente la normativa», dice Oro No, que asegura que esta ocasión «aparece el agravante de vertidos directos al mar», con lo que «las afecciones serían aún mayores». Por eso cree que «se pone en riesgo el presente y el futuro de toda la comarca».

Así las cosas la plataforma se pregunta si «¿el Gobierno asturiano va a permitir que esto suceda?». Y advierte de que Oro No seguirá oponiéndose «con rigor y exigencia», a este tipo de iniciativas.