El alcalde de Santa Eulalia de Oscos, Marcos Niño, provoca accidentalmente un fuego en su propia finca

El incendio se declaró pasadas las 16.00 horas. /DAVID S. FUENTE
El incendio se declaró pasadas las 16.00 horas. / DAVID S. FUENTE

El suceso puso en peligro un taller mecánico en la capital del concejo

DAVID S. FUENTE

Un incendio declarado en una finca en la zona baja de Santa Eulalia de Oscos puso esta tarde en peligro un taller mecánico en la capital del concejo. El fuego se originó a las 16.35 horas, en una zona de pastos propiedad del alcalde y responsable de Protección Civil en el concejo, Marcos Niño. Las llamas han calcinado una zona de matorral de media hectárea, dos contenedores y el morro de un vehículo, al que se le levantó la pintura debido a la elevada temperatura que alcanzó el fuego.

El regidor aseguró que «por la mañana estuve en la finca cortando leña», lugar donde dejó la motosierra y la gasolina, y donde además, «quemé unas malas hierbas», dijo en declaraciones a EL COMERCIO, reconociendo que había encendido una pequeña hoguera. El regidor aseguró, tras quedar el incendio extinguido que, «daré cuenta de ello a la Guardia Civil». El alcalde, que habitualmente colabora extinguiendo incendios en el municipio como responsable de Protección Civil, minimizó los daños «se quemaron dos contenedores y le saltó un poco de pintura a un coche», dijo al tiempo que explicaba que en ningún momento estuvo en peligro ninguna de las viviendas del pueblo.

Fuego que con total probabilidad se reavivó con el fuerte viento del oeste que soplaba a media tarde en la capital del concejo, y que obligó al Servicio de Emergencias del Principado de Asturias a movilizar a los bomberos de Grandas de Salime y de Barres, así como el helicóptero de bomberos Asturias. Por su parte la comunidad de Galicia, que recibió varias llamadas en su sala del 112, envió el helicóptero para colaborar en la extinción.

También trabajaron en la extinción del fuego varios vecinos y ganaderos con sus cubas, «el viento soplaba muy fuerte» declaró uno de los vecinos, quien temió que el fuego afectase alguna de las casas, que finalmente no resultaron afectadas. El alcalde destacó que «hubo una gran coordinación y enseguida estaban los bomberos y vecinos apagando el fuego». El intenso humo invadió todo el pueblo, lo que obligó a muchos vecinos a encerrarse en sus casas, aunque muchos de ellos no dudaron en colaborar en la extinción del fuego. Los bomberos controlaron el incendio a las 17.18 horas, quedando totalmente extinguido a las 17.40 horas, permaneciendo durante toda la tarde enfriando la zona.

 

Fotos

Vídeos