Asturforesta reivindica en Tineo el potencial del sector forestal asturiano

Los visitantes recorren los expositores, donde además hay demostraciones en directo. / B. G. H.
Los visitantes recorren los expositores, donde además hay demostraciones en directo. / B. G. H.

«El 80% de la madera que se corta es eucalipto y va destinada a la factoría de Ence en Navia», destaca el director general de Montes

BELÉN G. HIDALGOTINEO.

La XII Feria Internacional Forestal Asturforesta, que se celebra en el Monte Armayán, reúne hasta el sábado a más de 120 expositores nacionales e internacionales del sector forestal. La cita, considerada «un referente», combina demostraciones en directo de maquinaria con la tecnología «más puntera» y jornadas técnicas para abordar el presente y el futuro de los montes, su gestión y su potencial económico.

Además de los 126 expositores con firmas de diferentes puntos del país, Europa y Norteamérica, se sumaron unas jornadas técnicas que pusieron de manifiesto el potencial del sector en la región. En esta edición, los expositores extranjeros aumentaron un 6%. «Hemos alcanzado la internacionalidad plena», apuntaba en la inauguración el director de la feria, Marcos Da Rocha.

El director general de Montes, José Antonio Ferrera, aseguró que el sector tiene un «presente potente» y un «futuro muy halagüeño». De las 400.000 hectáreas arboladas en Asturias, el eucalipto es la especie más aprovechada. «El 80% de la madera que se corta es eucalipto y va destinada a la factoría de Ence en Navia», apuntó Ferrera. El pino es el otro pilar del sector asturiano, que ya no se destina únicamente a la serrería. «La producción de combustible tiene una gran demanda». Por su parte, Valentín Gómez Mampaso, subdirector de relaciones institucionales de Tragsa, recordó que para «que los montes sean productivos hay que cuidarlos. Así van a tener una mayor producción y un menor riesgo de incendios.

Pese a que «el sector está en un momento francamente bueno para despegar», como indicó el Subdirector general de Política Forestal del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, José Manuel Jaquotot Sáenz de Miera, también se enfrenta a retos importantes. «Hay poco interés político y lo vendemos fatal», destacó, citando el falso conservacionismo y la lucha contra los incendios forestales como grandes amenazas para su desarrollo. A ello habría que sumar las plagas. Jaquotot recordó que combatir el cambio climático, los incendios y la despoblación es fundamental para el desarrollo rural con un sector forestal que «avance en la innovación».

«Hay que ser optimistas», instó el director científico del Centro Tecnológico Forestal y de la Madera (Cetemas), Juan Majada. «La biomasa se está valorando con un concepto de biorefinería. Va a suponer un antes y un después», anunció, instando a incorporar la tecnología en las empresas transformadoras.

Por su parte, la consejera de Desarrollo Rural, María Jesús Álvarez, enfatizó la importancia del sector para «atajar el despoblamiento y fijar población». Álvarez abogó por compatibilizar la conservación con la producción, citando como fórmulas para este aprovechamiento las concentraciones parcelarias. «Hay que invertir en el monte como algo que genera renta y actividad y tener tolerancia cero con quien quema el monte», concluyó.