«Asturias es una de las comunidades líderes en donación de órganos»

Alumnos de Bachillerato y de FP del IES Galileo Galilei, durante la jornada. /  A. ARRUÑADA
Alumnos de Bachillerato y de FP del IES Galileo Galilei, durante la jornada. / A. ARRUÑADA

El Foro Comunicación y Escuela reúne en Navia a los mayores expertos de transplantes de órganos y tejidos de la región para «despertar la solidaridad»

ANDREA ARRUÑADANAVIA.

Decenas de alumnos de Bachillerato y del Ciclo Medio de Servicios Auxiliares de Enfermería llenaron el salón de actos del IES Galileo Galilei de Navia en un nuevo encuentro organizado por el Foro Comunicación y Escuela. Al evento acudieron algunos de los médicos con más prestigio y trayectoria del Principado, en concreto del HUCA, en materia de transplantes. Todos los ponentes coincidieron en que los datos de donaciones e intervenciones en la comunidad son «muy positivos» y destacaron que en la sociedad cada vez «se está despertando más solidaridad».

«Ha habido un cambio cultural. Las nuevas generaciones cada vez comprenden más la donación de órganos», explicaba Dolores Escudero, coordinadora autonómica de Transplante del Principado. Gracias a esa nueva mentalidad, Asturias se ha convertido en «una de las comunidades líderes» en donación. «Es importante que quien quiera donar lo exprese en vida, no hace falta dejarlo por escrito», recordaba Escudero.

Junto a ella, los doctores Miguel Hevia, Ignacio González y José Luis Lambert, responsables de transplantes renales, hepáticos y cardíacos del HUCA, respectivamente, se mostraban muy contentos por la tendencia al alza. «En el último año hemos tenido diecinueve intervenciones de corazón, trece de ellas desde junio», indicaba alegre por «esta buena racha» el doctor Lambert.

En el resto de especialidades las cifras también son «motivo de orgullo», 1.700 transplantes de riñón y 600 de hígado desde que se implementaron los programas. Ramón Marcelino García, transplantado de hígado hace 19 años, les explicó a los alumnos del instituto naviego su cambio de vida: «Antes tenía una calidad de vida paupérrima. Desde entonces es como si hubiese resucitado. Como de todo, con poca sal porque soy hipertenso, pero no tengo ningún trastorno digestivo. Lo único que no consumo sustancias tóxicas como el alcohol».