San Bartolomé pide que se acondicione y limpie la pasarela de La Llonga

Mario Rodríguez muestra la barandilla rota de la pasarela. /  B. G. H.
Mario Rodríguez muestra la barandilla rota de la pasarela. / B. G. H.

La barandilla de acceso se soltó de la estructura y la maleza campa a sus anchas por este puente que comunica ambas márgenes del río Narcea

BELÉN G. HIDALGO BELMONTE DE MIRANDA.

Los vecinos de San Bartolomé reclaman más atención para la pasarela de La Llonga, una infraestructura muy utilizada por los pescadores que frecuentan esta zona del suroccidente para disfrutar de la riqueza que atesora el curso medio del río Narcea a la altura de Belmonte de Miranda. La barandilla de las escaleras que dan acceso a la pasarela se ha ido soltando de la estructura de metal y en la actualidad se encuentra totalmente en el aire. «No requiere mucho, solo que se fije con soldadura», apuntó uno de los vecinos, Mario Rodríguez.

Además de esta actuación, con la que pretenden evitar un accidente, los vecinos consideran que la administración competente debería encargarse de mantener limpio el entorno de esta pasarela, pues «la maleza está cada vez más alta y por aquí pasan muchos pescadores, sobre todo entre abril y septiembre, primero con los salmones y después con el reo y la trucha», enfatizó Rodríguez, haciendo referencia a los usuarios del coto La Llonga, que son quienes más utilizan esta infraestructura.

La pasarela permite a los pescadores cruzar de una margen del río a otra evitando un rodeo de varios kilómetros. De hecho, hasta su construcción los pescadores que querían cruzar al otro lado del cauce se veían obligados a desplazarse hasta el puente de Láneo, que pertenece al concejo de Salas.

Esta infraestructura se inauguró en 2009 y supuso una inversión para el Principado de 258.000 euros.