El belén popular de La Caridad recupera su movimiento

El belén popular de La Caridad recupera su movimiento

El franquino Luis Álvarez Sierra ha restaurado diez figuras de este nacimiento, en la que se han invertido cerca de 600 euros

DAVID S. FUENTE

Con mucha ilusión y señalando al centenar de figuras en movimiento que contiene el belén popular, una veintena de personas acudieron ayer a la inauguración de este nacimiento, que ha recuperado el movimiento de diez de sus figuras.

Lo hizo gracias a la colaboración del franquino Luis Álvarez Sierra, quien ha reparado seis motores de figuras como el balancín con los niños, los serradores de madera o el labrador con su caballo. Son imágenes de entre seis y diez centímetros, que incluso los asiduos a este belén, que se expone desde 1995, no recordaban que se moviesen. Así lo indicaba, señalando a los mayadores de sidra, Belén Díaz, hija de José Ramón Díaz, creador de este nacimiento.

El movimiento también ha sido recuperado en algunos de los oficios tradicionales como el herrador o el cesteiro, así como en los guardias del castillo de Herodes, una reproducción del palacio de Fonfría de Valdepares, que gracias al movimiento, permite ver al rey de los judíos. También el belén ha recuperado la caída del agua de la fuente del mercado.

La restauración de este belén surgió por iniciativa del propio restaurador, que se ofreció al Ayuntamiento para intentar recuperar el movimiento. «Era una pena verlo así», dijo Álvarez Sierra, quien explicó que también se restauró el musgo que estaba muy deteriorado. «Se pintó con un espray de tinte de madera rebajado con agua». De esta manera, se solucionó uno de los aspectos más afeados por los visitantes, quienes aseguraban en años anteriores «que parecía un desierto». Ayer, en cambio, creían que el musgo era nuevo. Además, han recuperado parte de los caminos de arena. Esta restauración ha tenido un coste que «ronda los 600 euros», dijo la alcaldesa, Cecilia Pérez, quien destacó el buen hacer del restaurador.

Se trata de una labor que este militar jubilado llevó a cabo en su tiempo libre, aunque, según apuntó, alguna de las figuras «se ha resistido». Con vistas al próximo año, intentará recuperar el movimiento del pescador con la caña, así como del afilador del mercado.

De día y de noche

El belén popular, con un total de trescientas figuras, no solo llama la atención por su movimiento, sino también por la representación de oficios tradicionales, de casas asturianas y hórreos. Además, durante la visita, que dura en torno a seis minutos, se puede comprobar el paso del día y la noche, momento este en el que el movimiento se centra en oficios tradicionalmente nocturnos como la panadería.

A la inauguración acudieron la mujer y las hijas del creador del belén, quienes recordaron que la primera figura en movimiento fue la cuna del niño Jesús, aunque para su padre la figura favorita «era la del ángel anunciador», recordó su hija Isabel Díaz, quien explicó que esta imagen solo se ve durante la recreación de la noche y llama la atención de mayores y pequeños.

El belén fue bendecido por el párroco local, Francisco Javier Fernández, quien espera que nacimientos como estos «aviven la fe cristiana y ayuden a celebrar más intensamente las fiestas de Navidad». El acto de inauguración finalizó con una explicación de los dos guías de este peculiar nacimiento. El belén, que anualmente recibe una media de 1.500 visitas, está ubicado desde hace diez años en los bajos de la Cámara Agraria, donde estará abierto hasta el próximo 6 de enero con visitas guiadas de 12 a 14 horas y de 17 a 20 horas. El precio de la entrada es de un euros.