Los buzos sacan a la Santina del fondo del puerto de Cudillero para visitar el pueblo

Los buzos sacan del agua a la Santina. / FOTOS: D. S. F.
Los buzos sacan del agua a la Santina. / FOTOS: D. S. F.

Es la única imagen sumergida en las aguas saladas del Cantábrico y fue venerada por cientos de devotos que acudieron a besar la talla de bronce

D. S. FUENTE CUDILLERO.

Desde hace 26 años, cada 8 de septiembre, el Grupo de Ensidesa de Actividades Subacuáticas (Geas) saca a flote la imagen de la Santina de Covadonga, que durante el resto del año se encuentra sumergida en el fondo de las aguas del viejo puerto pixueto.

En la jornada de ayer, con ayuda de una polea, una veintena de buzos, subieron desde las profundidades de la dársena la talla de bronce de la Santina que trasladaron a flote al puerto, hasta la rampa de la Ribera, donde centenares de personas la esperaban para venerar la talla de bronce.

Para los buzos, «es un día especial», dijo José María Avella. A sus 73 años, esta vecina recordó que la imagen «fue forjada por un aprendiz de Ensidesa, al que llamábamos 'Bugallo'». La veterana pixueta explicó que «antes de venir a Cudillero, la imagen estaba en Cabo Peñas, pero un temporal se la llevó y decidieron refugiarla aquí».

La talla, mide unos cincuenta centímetros y pesa 80 kilos. Ayer, fue venerada por turistas y residentes del concejo, que no quisieron desaprovechar el único día del año que pueden besarla, antes de devolverla a las aguas. «Es un año muy especial, hace un mes que perdí a mi marido», dijo Isabel Lázaro, mientras rozaba, emocionada, a la Virgen. También el veterano buzo, César Álvarez, acudió porque «me trae muchos recuerdos», dijo.

Para Salvador Fernández Marqués, patrón mayor de la Cofradía de Pescadores de Cudillero y miembro de Geas, «hace falta más promoción de esta fiesta porque es la única Virgen sumergida en agua salada en el Cantábrico».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos