Cangas abrirá la segunda zona de baño en el río Narcea el próximo verano

Vecinos y turistas acuden al arenal de Llano a disfrutar del río Narcea. /  FOTOS: B. G. H.
Vecinos y turistas acuden al arenal de Llano a disfrutar del río Narcea. / FOTOS: B. G. H.

Estará en Llano e incluirá la mejora del camino a Santa Eulalia y el enlace con el barrio del Cascarín. Se prevé financiar la obra con fondos europeos

BELÉN G. HIDALGO CANGAS DEL NARCEA.

El Ayuntamiento de Cangas del Narcea dotará al concejo de una segunda zona de baño a orillas del río Narcea. Se trata del arenal ubicado en el pueblo cangués de Llano, a unos tres kilómetros de la villa, donde el prau El Molín y su presa acaparan a un buen número de bañistas. «Crearemos una zona de baño en un pozo tradicional en beneficio de todos los vecinos. Potenciaremos así un recurso turístico más que tenemos. Es uno de los mejores», anunció ayer el alcalde, José Víctor Rodríguez.

Además de acondicionar la zona de baño, se instalarán mesas y bancos, creando así un área recreativa en las inmediaciones del río. La actuación se complementará también con la adecuación del camino que comunica Llano y Santa Eulalia. «Será una senda peatonal que mejora los paseos de la villa y el enlace con el barrio del Cascarín», dijo. El proyecto se financiará a través de los fondos europeos del programa Leader. En la actualidad, los técnicos municipales ya han empezado a trabajar en el proyecto y el Consistorio prevé que las obras comiencen en marzo de 2019.

La puesta en marcha de esta senda peatonal, según advirtió el alcalde cangués, no sustituye la acera entre Llano y la villa canguesa. «Son actuaciones complementarias», aclaró. «Venimos todos los veranos a bañarnos y esto se llena», comentó Abraham García, vecino de Llano, mientras que a su lado, Antonio Fernández, manifestó que «es una pena que esté abandonado».

En la zona hay tres pozos, pero solo dos están abiertos al baño ya que en el otro no se puede ni entrar debido a la maleza que lo impide porque crece a sus anchas. Los vecinos demandan, fundamentalmente, «sanear una zona de baño de toda la vida», dijo Pelayo García. «En el otro pozo antes también venía mucha gente. Hubo hasta chiringuito y estará estar aquí cómodamente», añadió.