La cartera de Navelgas se jubila tras veintiún años de servicio

María Concepción Alba, en la oficina auxiliar que Correos tiene en Navelgas. / B. G. H.
María Concepción Alba, en la oficina auxiliar que Correos tiene en Navelgas. / B. G. H.

María Concepción Alba aportó el local al que llega la correspondencia. La empresa estudia ahora posibles ubicaciones

BELÉN G. HIDALGO NAVELGAS (TINEO).

«Correos no ha manifestado en ningún momento que vaya a cerrar la oficina auxiliar de Navelgas». Lo dice la empresa pública postal frente al temor del posible cierre del local con motivo de la jubilación de la actual cartera, María Concepción Alba, 'Conchi', tras veintiún años dejando la correspondencia a cientos de vecinos de Navelgas y sus alrededores. Es ella quien aporta el local en el que se prestan los servicios postales de esta localidad tinetense. Por este motivo, Correos aseguró a EL COMERCIO que «está valorando diversas alternativas en colaboración con el Ayuntamiento de Tineo».

La jubilación de Conchi Alba será efectiva el próximo 24 de diciembre. «Cuando comencé, tuve que aportar el local. Mi cuñado me lo alquiló y lo acomodamos. No sé qué pasará el día 26 de diciembre si no hay otro lugar disponible», advierte la cartera tras más de dos décadas repartiendo las cartas en la comarca. Si finalmente se llega a producir el cierre de la oficina, los vecinos tendrían que acudir a Luarca o a Tineo, asumiendo en cualquier caso una distancia que rondaría los treinta kilómetros.

Por su parte, el regidor José Ramón Feito, explicó que el Ayuntamiento contactó con el responsable de Correos de la zona, quien le trasladó la intención de la empresa por renegociar el alquiler de la actual oficina. Además, el alcalde tinetense apuntó que «el Ayuntamiento propuso el local de la báscula, pero no lo vieron adecuado para prestar este servicio» y añadió que, de optar finalmente por una cesión, habría que realizar el correspondiente trámite administrativo. «Trataremos por todos los medios que no se pierda este servicio básico en las zonas rurales», concluyó el regidor.

Hasta el momento, el servicio postal en Navelgas se presta en el local ubicado junto a la carretera que comunica con Luarca, la AS-219. A esta oficina llega la correspondencia desde Tineo y los tres carteros que reparten el correo por la zona clasifican en él la correspondencia. Cada uno tiene sus respectivos casilleros para organizar los repartos y la oficina permanece abierta al público una hora, en horario de mañana, de lunes a viernes.

Una zona amplia

«Yo me encargo de Navelgas, Tejera, Trespando, Santa Eulalia de Miño, Miño, Muñalén, Vega de Muñalén, Tarantiellos, Calleras, Ese de Calleras, Llaneces de Calleras, La Rebollada, Bustellín, Relloso, Busmeón, Trabazo y La Rubiera», explicó Conchi Alba. El resto de los pueblos de la zona lo cubren sus dos compañeros, que parten desde Navelgas en dirección a Naraval y Tineo. Mientras tanto, la cartera espera que llegue el día de su jubilación creando una especie de callejero con el que ayudar a quien llegue para sustituirla. «Son muchos pueblos y es un lío porque hay cartas que llegan sin números, solo con el nombre del destinatario», afirma.

En su mente aún permanece el recuerdo de aquella primera jornada al frente del servicio. «Fue difícil. Llegaban en sacos las cartas de la luz y el teléfono porque entonces había mucha gente en los pueblos. No conocía a nadie y me eché a llorar», dijo, enfatizando el papel del cartero en el mundo rural pues «llega casa a casa a todos los puntos, a todos los vecinos». Pese a las horas bajo la lluvia o los encuentros con los perros, Conchi se queda con la gente que fue «muy buena. Te ofrecen hasta comer y te cuentan su vida». De todos ellos, Florinda, una vecina de 91 años de Calleras, ocupa un lugar privilegiado. «Le murió una hija en Inglaterra y le llevo yogures y cosas. Me dice que soy su ángel», confiesa emocionada.

 

Fotos

Vídeos