Denunciado por conducir ebrio un patinete eléctrico por la AS-15 en Salas

El conductor denunciado. / G. C.
El conductor denunciado. / G. C.

Realizaba maniobras extrañas y cuando los agentes le dieron el alto casi duplicaba la tasa permitida en la prueba de alcoholemia

BELÉN G. HIDALGOSALAS.

Circulaba por el Corredor del Narcea, la carretera que une Cornellana (Salas) con el puerto de Cerredo (Degaña) en un patinete eléctrico y ebrio. Sucedía el sábado a media tarde, a la altura del kilómetro seis de la carretera AS-15, aún en el municipio salense. Los agentes de una patrulla perteneciente a la Agrupación de Tráfico del Destacamento de Salas interceptaron al hombre sobre las 18 horas, tras percatarse que circulaba por la vía realizando unas maniobras extrañas y que el conductor lo manejaba de una forma irregular. Fue entonces cuando los agentes de la Benemérita dieron el alto al conductor del patinete y le realizaron la pertinente prueba de alcoholemia.

El hombre arrojó en un primer momento un resultado de 0,47 miligramos por litro de aire espirado, por encima del límite legal, que se sitúa en el 0,25. En la segunda prueba, el usuario del patinete volvió a dar positivo, con 0,43 miligramos por litro de aire espirado. Ante esta situación, los agentes formularon la correspondiente denuncia, que ya ha sido remitida a la Jefatura Provincial de Tráfico de Asturias.

El uso de este tipo de vehículos se está extendiendo y la Dirección General de Tráfico trabaja en la redacción de un normativa que fije los criterios básicos para la circulación de estos vehículos, como la edad de los conductores, los límites de velocidad y las vías por las que tendrán permitido circular.

La Guardia Civil recuerda que según la DGT estos vehículos «no son un juguete ni en términos jurídicos ni sociales» y que su uso «obliga a sumir responsabilidades incluso penales, al ser considerados aptos para circular por las vías o terrenos de la vía pública, estando obligados tanto su conductor como titular a evitar perjuicios, molestias y peligros, para ofrecer el mínimo riesgo a la circulación».

Lo cierto es que no es la primera vez que este tipo de vehículos genera situaciones similares y en lo que va de año han sido varios los accidentes que han tenido como denominador común el patinete eléctrico. Hace menos de un mes, el 22 de mayo, una mujer resultó herida de consideración al caerse con su patinete eléctrico en la avenida de Gaspar García Laviana, en Gijón, sufriendo un fuerte golpe en la cabeza con el pavimento.

A principios de marzo un hecho similar tenía lugar en Avilés. Un hombre resultaba entonces herido cuando circulaba por la acera de la avenida Gijón a la altura del número 84 a bordo de su patinete. El conductor se dio cuenta de que había peatones en la acera y trató de esquivarlos, perdiendo el equilibrio.