El exalcalde de Cudillero considera «temerario» reclamar el pago de los abogados

Ignacio Escribano. /  D. S. F.
Ignacio Escribano. / D. S. F.

D. S. F.CUDILLERO.

Quien fue alcalde de Cudillero durante los últimos cuatro años, el popular Ignacio Escribano, considera «una temeridad» reclamar el dinero pagado a los servicios jurídicos «por un trabajo que se prestó». El exregidor justificó el abono de más de 77.000 euros en este año porque «hubo muchas denuncias de trabajadores» que, a su juicio, «son consecuencia de las contrataciones nefastas del PSOE».

En este año se pagaron 77.569 euros a los servicios jurídicos contratados por Escribano, una cantidad que dista de los 21.000 euros que él mismo venía pagando anualmente desde 2016. El exalcalde asegura que cuando se contrató el servicio, «contó con los informes favorables de Secretaría e Intervención», aunque reconoce que a mitad del mandato «hubo un informe con un reparo, y fue cuando ordené sacar a concurso la licitación», justifica el popular. Una licitación que nunca llegó a ejecutarse. Aunque el cambio de letrado se llevó a cabo porque en el mandato de los socialistas, el abogado que se encargaba de defender los intereses municipales, «también defendía intereses particulares contra el Ayuntamiento». Escribano asegura que existen multitud de contratos del PSOE que no siguieron el procedimiento. «¿Van a reclamar ese dinero?», se pregunta poniendo como ejemplo el alquiler de una nave de Villademar.