El gallino de Valdés era una pita

Esther Castro, con 'Trans' en su casa de Cortina. / D. S. F.

La necropsia realizada por el Serida revela que tenía aparato reproductor femenino | El ave, que había nacido con cuerpo de gallina y cabeza de gallo, será objeto de un estudio sobre su desarrollo hormonal que explique el fenómeno

DAVID SUÁREZ FUENTECORTINA (VALDÉS).

La necropsia ha resuelto el misterio. 'Trans', el gallino de Valdés de raza pita pinta asturiana con cabeza de gallo y cuerpo de gallina, ha resultado ser una hembra, una pita. Así lo ha confirmado el Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario (Serida) tras hacerse cargo del animal. «No se evidenciaron alteraciones macroscópicas», reza el informe del organismo, que concluye que el aparato genital del animal era femenino.

Los cromosomas de este ave -la primera de este tipo que estudiaba el Serida, tras haber llevado a cabo investigaciones similares en un perro y un corzo- «son normales», explicó el investigador del área de Nutrición, Pastos y Forrajes, Luis Royo. Asegura que ahora será necesario ejecutar un estudio del desarrollo hormonal del animal, que se llevará a cabo a través de un laboratorio externo.

Para analizar este caso los profesionales del Serida han contado con la colaboración de la Facultad de Veterinaria de León, así como con expertos en Reproducción y Conservación de Recursos Zoogenéticos del propio servicio regional. En colaboración con la Asociación de la Pita Pinta Asturiana están trabajando en la creación y mantenimiento de un banco de semen de las razas autóctonas asturianas. Los investigadores exploraron al animal, fundamentalmente el aparato genital externo, encontrando una cloaca de aspecto normal y ausencia de aparato copulador, tal y como se confirmó posteriormente en la necropsia.

En contexto

Entre las posibilidades que se barajaban era la de que el ave se hubiese formado por la fusión de dos embriones en uno, algo que ha quedado descartado, ya que estas rarezas «dan lugar a fenómenos de diformismo sexual bilateral, con fenotipo masculino en un lateral y femenino en el otro», relatan las conclusiones del estudio. Los investigadores han guardado partículas del aparato reproductor de este espécimen para compararlos con futuros casos.

Fue la propietaria de 'Trans', Esther Castro, vecina de la localidad valdesana de Cortina, quien decidió donar al animal para su estudio. Como compensación recibió por parte del Serida y gracias a la colaboración de la Asociación Pita Pinta Asturiana un gallo y una pita, que ayer pasaron a formar parte de su corral. No obstante siempre recordará al gallino «con nostalgia, «cantaba como un gallo y cacareaba como una gallina», rememoraba.

Temas

Valdés