Grietas en las conducciones de agua retrasan las obras de la piscina de Cangas

El alcalde, junto al arquitecto y responsables de la empresa que ejecuta las obras, en la piscina. /  E. C.
El alcalde, junto al arquitecto y responsables de la empresa que ejecuta las obras, en la piscina. / E. C.

El alcalde confía en abrir al público la instalación, que sufrió importantes daños tras la explosión pirotécnica del pasado 21 de julio, este mismo mes

DAVID SUÁREZ FUENTE CANGAS DEL NARCEA.

El alcalde de Cangas del Narcea, José Víctor Rodríguez, visitó ayer las obras de reparación de la piscina canguesa, que sufrió graves daños tras la explosión pirotécnica del pasado 21 de julio, y que próximamente verá de nuevo abiertas sus puertas. El regidor confía en que esa apertura sea haga efectiva este mismo mes, ya que deberían haber acabado en abril, pero «los trabajos han acumulado retrasos porque tuvieron que llevarse a cabo una serie de mejoras que no estaban dentro del proyecto», señalaba el socialista.

Entre los inconvenientes, se encuentra la aparición de grietas en los conductos de agua y climatización, «que ha quedado solventado», mejoras que también se han llevado a cabo en la impermeabilización de los vestuarios y de alguna otra cuestión estética.

Está previsto que en la jornada de hoy se coloquen los cristales en las nuevas carpinterías, que «se han visto reforzadas». «También la propia estructura se ha reforzado, de tal manera que si se volviese a producir una explosión similar a la del verano pasado, no habría tantos daños», indicó Rodríguez.

Los trabajos suman casi un mes de retraso de lo anunciado inicialmente. El alcalde cangués matizó que «no hay unja fecha concreta», por lo que los últimos remates podrían hacer que esté liste ya par junio. Queda pendiente «rematar la carpintería y la puerta de acceso a los vasos de la piscina», actuaciones que comenzarán esta misma semana, además de los trabajos de limpieza y desinfección de todo el entorno. Posteriormente se procederá al llenado de la piscina, que se prolongará «durante al menos cinco días». «La idea es no vaciar el depósito del agua de consumo, por eso requerirá de más tiempo», explicó el regidor.

Aprovechando los trabajos de reparación se ha cambiado también la iluminación a led y durante estos días se colocarán las luces de emergencia. El arquitecto del proyecto, Javier García, explicó que los trabajos «están en la fase final» de una obra en la que la mitad del presupuesto «se ha ido en la carpintería exterior, los vidrios y el arreglo de los falsos techos de la parte principal».

Puertas abiertas

Una vez concluyan las obras, la instalación se abrirá al público y lo hará con varios días de puertas abiertas. El objetivo, según manifestó el alcalde, es que «los vecinos puedan comprobar las mejoras llevadas a cabo y puedan retomar la normalidad en un equipamiento deportivo muy usado y que permanece cerrado desde julio», fecha en la que ocurrió la explosión.