La gripe hace mella en el concurso de tonada de Cangas

Celestino Rozada. / D. S.
Celestino Rozada. / D. S.

DAVID S. FUENTE CANGAS DEL NARCEA.

Tan solo nueve de los catorce participantes pudieron ayer cantar en la quinta eliminatoria del Concurso de Canción Asturiana Valle del Narcea. Y es que, cinco de los participantes no pudieron acudir por enfermedad, aunque tendrán la oportunidad de subirse a las tablas el próximo 26 de enero, en la última de las eliminatorias.

Esta primera gala del año dio comienzo con 'La paxarina' cantada por José Fernández, en una competición «de alto voltaje», dijo el presentador de la gala, José Manuel García, que destacó el alto nivel de la competición. Se trata de una cita «muy reñida y con grandes competidores», sumó el llanisco Celestino Rozada, ganador en Cangas de los anteriores concursos, un título que «espero renovar».

Los resfriados, la gripe y los catarros hacen mella en el concurso, ya que «la tonada no se puede cantar estando tocado de la garganta», explicó Rodríguez, quien a sus 46 años, se dedica a cantar tonada desde hace doce años. Por su parte la gijonesa de 28 años, Sandra Álvarez Díaz, cantó a capela 'Viva la xente minera' y acompañada a la gaita por Ramón García, cantó 'Anda y señálame un sitiu', que pudo interpretar «por los pelos porque estuve toda la semana luchando contra el catarro».