Un incendio muy próximo a tres viviendas quema 30 hectáreas en Valdés

Dos de las tres viviendas que corrieron mayor peligro por su proximidad al monte. / D. S. F.
Dos de las tres viviendas que corrieron mayor peligro por su proximidad al monte. / D. S. F.

El fuerte viento complicó la extinción del fuego en Sabugo, donde llegaron a intervenir veintiséis bomberos y tres empresas forestales

BELÉN G. HIDALGO OTUR (VALDÉS).

El olor a eucalipto quemado delataba en la mañana de ayer lo ocurrido en la localidad valdesana de Otur, donde un incendio forestal mantuvo en vilo a los vecinos durante la madrugada. «Fue sobre las 4.30 horas, pero los bomberos llegaron pronto. Estábamos pendientes de una vivienda situada más arriba, ya que no están aquí sus propietarios. El fuego no llegó porque estamos rodeados de pradería», explicaba Juan Ramón Fernández, vecino de Sabugo una vez pasado el susto. «En cada casa había un camión de bomberos. Contuvieron el fuego en la parte de los repetidores de telefonía hasta la vivienda que tenía el monte más cerca», explicó este vecino, que no dudó en salir a ayudar a los efectivos desplazados a refrigerar las inmediaciones de las viviendas para contener el avance de las llamas.

El fuego comenzó de madrugada. Las llamas, azuzadas por las intensas rachas de viento, alcanzaron una altura considerable llegando a ser visibles desde la autovía del Cantábrico, la A-8. De hecho, fue un transportista quien alertó al Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA) del fuego. Se movilizó a veintiséis efectivos de los parques de bomberos de Valdés, Barres, Tineo, Pravia, Proaza y Avilés y tres empresas forestales, junto con el jefe de zona. Finalmente, el fuego fue controlado pasados unos minutos de las ocho de la mañana y a las 8.50 horas lograron extinguirlo, ayudados por la lluvia que comenzó a caer a primera hora de la mañana. A falta de que se realice una perimetración de la zona, se estima que la superficie quemada rondaría las treinta hectáreas, con matorral, pino y eucalipto quemados.

Según indicó el alcalde valdesano, Simón Guardado, el incendio fue en el monte Río Mayor, en la bajada hacia la zona de Sabugo. «Se protegieron las viviendas cercanas y estuvo controlado. Había mucho viento, pero la lluvia ayudó a solucionarlo», aclaró el regidor socialista, quien subrayó que no fue necesario desalojar ninguna vivienda. «Con el viento que hacía no me extraña nada que se vieran las llamas desde la autovía. El fuego imponía», comentó Asunción Iglesias, presidenta de la asociación de vecinos de Otur.

Sin embargo, no es la primera vez que arde esta zona. «Ya quemó a principios de los años ochenta. Hubo otro conato hacia 1984 y en 1988 volvió a arder. Estamos más o menos acostumbrados ya», apuntó Juan Ramón Fernández.

 

Fotos

Vídeos