Infraestructuras tendrá antes de fin de año el proyecto del Museo del Calamar

El nuevo equipamiento se ubicará en los actuales almacenes de los pescadores

DAVID SUÁREZ FUENTE LUARCA.

La Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente dispondrá antes de final de año del proyecto de reforma y adecuación del edificio de la antigua conservera del puerto de Luarca, en Valdés, donde se ubicará el Museo del Calamar Gigante.

El consejero Fernando Lastra ya ha firmado, lo hizo el jueves, la resolución para la contratación del proyecto, con un presupuesto de licitación de 45.000 euros, IVA incluido, y un plazo de ejecución de dos meses y medio.

En los próximos días el Gobierno asturiano publicará el anuncio de licitación del concurso para que las empresas interesadas presenten sus ofertas. El procedimiento, abierto, ya se puede consultar en el perfil del contratante de la Administración regional. La idea del Ejecutivo autonómico es reformar y adecuar el primer y segundo piso del inmueble y, parcialmente, la planta nivel cero del edificio, que acoge a día de hoy almacenes de pescadores. Todo para adaptar las instalaciones a su futuro uso como museo. Además, con el fin de licitar las obras del equipamiento en 2019, en el borrador del anteproyecto de presupuestos para el próximo ejercicio se incluirá una inversión de 650.000 euros, de los que 300.000 se abonarían el año que viene y los 350.000 restantes, en 2020.

El avance en el proceso para conseguir un nuevo museo se conoce poco después de las críticas realizadas, a principios de mes, por el colectivo Más Luarca Valdés, que inicialmente se movilizó para exigir la recuperación de este equipamiento para la villa blanca y que pidió al Principado hechos concretos, que demostrasen la apuesta de la Administración regional por este equipamiento museístico. Entre los problemas planteados por este colectivo estaban la falta de presupuesto y la necesidad de acordar un convenio con los pescadores.

El nuevo museo se instalará a pocos metros de su última ubicación, que fue derribada por el mar en febrero de 2014, cuando un fuerte temporal provocó el derrumbe parte del edificio, dañando, además, la colección. En la actualidad los cefalópodos, cedidos por Cepesma al Ayuntamiento de Valdés, pueden verse en las instalaciones del Parque de la Vida, ubicado en La Mata.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos