La limpieza de tres argayos en la AS-15 en Degaña durará todo el fin de semana

Las máquinas, en el primero de los argayos, en el kilómetro 88. /
Las máquinas, en el primero de los argayos, en el kilómetro 88.

El corredor quedará despejado el lunes o el martes. Hay cortes puntuales de tráfico y la circulación se limita a un carril en esos tres puntos

BELÉN G. HIDALGO DEGAÑA.

Los trabajos en la AS-15, más conocida como el corredor del Narcea, para retirar las toneladas de escombro caídas durante la noche del miércoles a la altura de la localidad degañesa de Fondos de Vega comenzaron ayer. De los cuatro argayos que se produjeron entre los puntos kilómetros 88 y 92 de la carretera, los trabajadores municipales y del servicio de Carreteras ya han saneado uno de ellos. Ahora las labores de los operarios se concentra en un kilómetro de distancia, entre los puntos 88 y 89, donde se han producido tres importantes desprendimientos y la circulación sigue estando limitada en este tramo a un único carril.

La previsión de que la vía no quede despejada antes de lunes o el martes de la próxima semana. Las labores de limpieza se prolongarán así durante todo el fin de semana. Las máquinas se centraron ayer en el primero de estos tres desprendimientos, situado a cuatro kilómetros del túnel de Rañadoiro en sentido a Degaña. Por este motivo, se produjeron cortes puntuales de tráfico, en los que los operarios de la empresa subcontratada para estas tareas se encargaron de regular la circulación.

Sin embargo, para los vecinos, los otros dos argayos que siguen son los más problemáticos, pues afectan a las propiedades de varios vecinos de Fondos de Vega. Según fuentes consultadas, de la limpieza de los tres argayos podrían salir unos 400 camiones de material para la cantera de Rengos, en Cangas del Narcea, próxima al lugar donde cayeron los argayos. Una estimación compleja, pues el terreno parece dispuesto a seguir cediendo. «El suelo es muy movedizo y aún siguen bajando los restos del incendio de la montaña», lamentó Fidel Fernández, de Fondos de Vega. «El agua baja con mucha fuerza y arrastra todo lo que encuentra a su paso. Ahí está el boquete que dejó según bajaba. Volvió a llevarse por el delante la valla de la carretera», explicó el vecino, señalando la ladera.

Más

 

Fotos

Vídeos