Un luarqués pide ayuda al Gobierno porque Emiratos Árabes impide venir a sus hijos

Borja Brañanova con sus hijos Sebastián y Olaya. /  E. C.
Borja Brañanova con sus hijos Sebastián y Olaya. / E. C.

Borja Brañanova se encuentra en un proceso de divorcio en el país árabe. «No tengo opción de participar en sus vidas», lamenta

DAVID SUÁREZ FUENTE LUARCA.

A 7.500 kilómetros de Luarca, en Dubai, se encuentran Sebastián y Olaya Brañanova. Son dos niños españoles, de cinco y tres años, a los que el Gobierno de Emiratos Árabes Unidos les impide salir del país para visitar a su familia asturiana. «Han decidido bloquear todas las opciones para que visiten Asturias, porque sus padres estamos inmersos en un proceso de divorcio», explicó Borja Brañanova. Este luarqués, ingeniero de minas y padre de los niños, lleva inmerso tres años en el proceso de divorcio en Emiratos Árabes.

Las leyes en este país árabe, según explicó, «consideran que mis hijos deben estar al cuidado de su madre, sin que su padre tenga opción de participar en su vida». No obstante, manifestó que «aunque convivo con ellos y su madre, los veo todos los días, no tengo casi derechos sobre lo que pueden hacer». Y es que ahora pretende que sus hijos conozcan el Principado y, concretamente, la villa natal de su padre, Luarca. «Les están impidiendo conocer a su familia asturiana y veo que no puedo evitarlo», lamentó.

Este padre de familia también criticó que «la justicia permite a la madre de mis hijos llevárselos a Sudáfrica, pero yo no puedo traerlos a España». Brañanova ha intentado hasta en tres ocasiones venir de vacaciones al Principado con ellos y la justicia se lo ha impedido porque, como dijo, «no hay una exposición razonada de la negativa. He pedido tres veces ir unos días de vacaciones con ellos facilitando las fechas de ida y vuelta y nada».

Afronta así un largo proceso judicial en el que, opinó, «deberían utilizar al pie de la letra el código civil español. Este país firmó convenios con el mundo occidental», dijo. Por ello, se siente «desamparado». Comentó que en Emiratos Árabes Unidos, «no es fácil quejarse del sistema judicial, apegado a sus creencias religiosas». Por este motivo, ha pedido ayuda a la embajada española y al Gobierno Central que «ya se ha interesado por mi caso», dijo, al tiempo que explicó que varios partidos locales de Valdés también han contactado con él. Además, dijo que varios abogados internacionales, expertos en el tema, presentarán alegaciones ante este proceso que calificó de «injusto» y que pretende resolver con apoyos internacionales «para que ningún otro niño sufra este problema».

Visitar Luarca

Este padre quiere que sus hijos visiten la villa blanca para conocer a sus familiares pero, sobre todo, «para que vivan lo que viví yo de niño», dijo, recordando su infancia en la calle Párroco Camino, la botica de Salustiano Alonso, los paseos hasta la farola o el muelle, donde pasó gratos momentos que reproduce con total exactitud. Es la viva imagen de un padre agobiado porque no quiere que sus hijos pierdan la asturianía. Dijo que «por ello, ya les he enseñado a cantar 'Asturiana asturianera'».

Desde Luarca, sus amigos, han puesto en marcha una campaña a través de Change.org para recoger firmas en apoyo a los hijos de su vecino, que les permita viajar a conocer la villa. Ayer sumaban ya 350 apoyos y cree que logrará muchos más porque es conocedor de «más casos como el mío y hay que sentar las bases por nuestros derechos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos