Un madrileño captura un pez limón de 15 kilos en la costa de Cudillero

Pablo Suárez, con el pez limón capturado en Cudillero. / E. C.
Pablo Suárez, con el pez limón capturado en Cudillero. / E. C.

Estos ejemplares suelen alcanzar un gran tamaño y habitar en aguas subtropicales, por lo que no son habituales de la costa del Cantábrico

DAVID S. FUENTE CUDILLERO.

La 'Seriola dumerili' es el nombre científico del conocido como pez limón. Un ejemplar de este pescado fue capturado el pasado 2 de septiembre en las aguas de Cudillero. El ejemplar, que pesó 14,8 kilogramos, fue sacado a tierra por Pablo Suárez Llanio, un madrileño de 42 años, con domicilio en Oviedo y Cudillero, aficionado a la pesca submarina.

Este pez es propio de aguas subtropicales, por lo que contó que «me sorprendió verlo». Este buceador, quien no dudó en disparar al ejemplar, admitió que «tuve mucha suerte, no me sintió». Dijo también que «reconocí el pez porque me gusta mucho la pesca, pero en el puerto había marineros que no sabían qué era». Y es que no es habitual encontrarlo en las aguas del Cantábrico y llamó la atención de foráneos y pixuetos que miraron con detalle al pez limón cuando abandonaba el puerto. En Cudillero, reconocieron que muchos vieron entonces un pez así en sus aguas.

Sacarlo del agua «fue fácil», asegurño Suárez, quien explicó que «le clavé el fusil en la cabeza y falleció al instante», lo que evitó que el animal forcejease y arrastrase la cuerda. «Quedó inmóvil», dijo, explicando que no es habitual debido a su gran tamaño.

Este buceador, reconoció que es la primera vez que pesca un pez limón y afirmó que «es muy raro verlo en aguas del Cantábrico». Se trata de un pescado azul, que reconoció porque «me gusta viajar y lo había visto en el extranjero», apuntó. Estos ejemplares pueden verse en España en la costa del Mediterráneo y en las islas Canarias. Se mueve por zonas rocosas y arenosas, de 20 a 350 metros de profundidad. En invierno, busca aguas muy profundas y en primavera y verano se acerca al litoral, por lo que es más fácil de apresar.

Con ayuda de sus amigos

Tras capturarlo, Suárez lo sacó a flote, y de inmediato, con ayuda de sus amigos de pesca Cristina López y José Bravo, lo subieron a su embarcación 'El Yuma', desde donde se dirigieron a puerto para pesarlo y mostrarlo a los marineros.

El ejemplar, de casi quince kilogramos de peso, medía 1,10 metros y fue consumido por la familia de este pescador, según quien «lo fileteamos y lo comimos entre conocidos». Su carne es parecida a la de la corvina, muy apreciada y exquisita. Este tipo de pez suele alcanzar grandes dimensiones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos