Dos mujeres heridas al salirse de la vía y volcar su coche en Barredo, en Tineo

El vehículo en el prao en el que volcó tras salirse de la vía. / B. G. H.
El vehículo en el prao en el que volcó tras salirse de la vía. / B. G. H.

El suceso se produjo en una carretera estrecha al cruzarse con otro vehículo e intentar apartarse para seguir la marcha

B. G. HIDALGO TINEO.

Dos mujeres, madre e hija, resultaron heridas de diferente consideración al salirse de la vía y volcar el vehículo en el que circulaban a la altura de Barredo, en Tineo. Según indicaron varios testigos, el coche siniestrado se cruzó con otro turismo en la carretera, justo a la entrada del pueblo. Se trata de una vía estrecha y todo parecer indicar que en el momento en el que se aproximó a la orilla de la carretera y, por causas que se desconocen, el turismo se salió de la vía y volcó en un prado, quedando de nuevo sobre las ruedas.

Según informaron desde el Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA), que recibió el avisó cuando faltaban tres minutos para las doce del mediodía, una de las afectadas, la hija, resultó herida leve y abandonó por sí misma el vehículo. De hecho, se trasladó por sus propios medios al centro hospitalario.

En el interior del vehículo, sin embargo, quedó la madre de ésta, que tuvo que ser traslada en la ambulancia de soporte vital básico al hospital Carmen y Severo Ochoa de Cangas del Narcea y, a expensas de más pruebas, su pronóstico es reservado. Los bomberos la inmovilizaron con el collarín y la sacaron del coche por la puerta trasera izquierda, llevándola con la tabla de rescate hasta la ambulancia. «Todo quedó en un susto. Parece ser que no fue muy grave», afirmó Benjamín Rico, vecino de Barredo.

Hasta el lugar del accidente se trasladaron tres efectivos de Bomberos del parque de Tineo, con el furgón multisocorro y la autobomba urbana ligera.

El punto donde se produjo el accidente, según relató el mismo vecino, ya registró en los últimos años otro siniestro similar. «Por aquí ya volcaron más. Uno de ellos fue mi sobrino», recordó apuntando con el bastón el rastro del vehículo. «La carretera engaña. Parece recta, pero cuando llegas aquí, se cierra», concluyó Rico.