Navia descorcha el XIX Festival de la Sidra y reparte 2.000 botellas

La dársena, repleta de gente disfrutando del festival. /  D. S. F.
La dársena, repleta de gente disfrutando del festival. / D. S. F.

D. S. FUENTENAVIA.

La villa de Ramón de Campoamor dio inicio ayer a la decimonovena edición del Festival de la Sidra Villa de Navia, que puso a la venta 2.000 botellas de doce llagares asturianos. Centenares de personas llenaron la dársena y compraron, al precio de tres euros, el vaso de sidra y el pañuelo que les permitía degustar los diferentes palos. No faltaron acompañando a la bebida patria otros productos típicos de la región, que resultaron todo un éxito entre el público.

«En esta edición superamos el número de llagares», destacaba Rubén Fernández 'Uve', miembro de la comisión organizadora de esta cita desde hace años, Sofinavia. Bastaba con echar un ojo a las calles para ver que el Navia estaba a rebosar. Todo para disfrutar de unos culinos de sidra en una animada jornada de verano. El público respondió a la llamada de la sidra, que quiere ser declarada por la UNESCO Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. El festival es financiado «con la venta de los vasos y las aportaciones de los llagares», explicó Fernández.

Como en toda buena fiesta que se precie, no faltó la música. De ella se encargaron Eva Tejedor y Les Pandereteres, y también el grupo Los Collacios. No solo eso, sino que los asistentes pudieron disfrutar, además, del la actuación del grupo de baile regional Ramón de Campoamor.

Durante la mañana se celebró por de las siete sidrerías de la villa el vermú sidrero. Por diez euros, botella de sidra y una ración, además de la actuación de los coros de la comarca.

El festival continuará durante todo el fin de semana, ya que las sidrerías naviegas han puesto en marcha el 'pasaporte sidrero' para aquellos que acudan a los siete locales. Con todos los sellos cubiertos, se entrará en un sorteo de 300 euros, una cena y spa.