Navia despide las fiestas con una jira «entrañable»

La jira de Navia congregó a amigos y familiares en el pinar. /  E. C.
La jira de Navia congregó a amigos y familiares en el pinar. / E. C.

Como cada año, ayer regresaron las meriendas al pinar de Navia, donde también corrieron la sidra y las ganas de divertirse rodeados de familiares y amigos que acuden a la cita que despide las fiestas de Nuestra Señora de la Barca y San Roque. A mediodía, los más madrugadores ya habían desplegado sus viandas, entre las que no faltaron tortillas, empanadas y embutido y, en un guiño local, el postre a base de venera. «La jira es una cita entrañable a la que no fallamos ningún año. Nos juntamos todos a la sombra y a disfrutar de lo que queda de la fiesta», resumió José Díaz, rodeado de su gente. Discoteca ambulante y el ritmo de la charanga 'El Felechu' animaron el ambiente en la poza naviega.