La obra en la piscina de Cangas del Narcea que dañó la explosión piroténica acabará en abril

La obra en la piscina canguesa que dañó la explosión piroténica acabará en abril
El coordinador de Deportes, Antonio Menéndez; el alcalde, José Víctor Rodríguez y la arquitecta Mónica González-Cobos. / B. G. H.

Aún no hay fecha para la reapertura de esta instalación municipal, pendiente de las pruebas de cloro y depuración

BELÉN G. HIDALGO CANGAS DEL NARCEA.

Ya están en marcha las obras para la recuperación de la piscina municipal de Cangas del Narcea, que resultó afectada por la explosión pirotécnica del 21 de julio de 2108 con motivo de la tirada nocturna de La Magdalena. Según detalló ayer el regidor cangués, José Víctor Rodríguez, «seguramente a finales de abril la obra esté terminada. Es un plazo que podemos cumplir». Terminadas las actuaciones, que suponen un coste de 247.757 euros, serán necesarias unas comprobaciones previas a la reapertura al público. «Hay que hacer una serie de pruebas que tienen que ver con el cloro y la depuración de la propia piscina», matizó el alcalde cangués. Rodríguez destacó que «la obra está muy avanzada» y apuntó que se había fijado «un tiempo superior al que realmente se necesita de obra, que es de tres meses. Se puede hacer en mucho menos tiempo».

Ahora se están llevando a cabo labores de desescombro y limpieza de los elementos que se habían venido abajo y desinstalado los falsos techos. También se están limpiando todas las conducciones de los mecanismos tanto de ventilación como de climatización de la piscina, «para proceder a rehacer la instalación eléctrica y poner en marcha esta semana la maquinaria para comprobar si alguna conducción tiene alguna pérdida y poder corregirla», aclaró Rodríguez. La semana que viene comenzará el montaje de todo lo relacionado con la carpintería para proceder a la colocación de los cristales. A partir de ahí, se abordarían las cuestiones de la estructura de la piscina, como rehacer los falsos techos de los vasos.

Pero para volver a abrir esta instalación al público habrá que esperar un poco más, pues será necesario realizar una serie de pruebas previas relacionadas con la cloración y la depuración de la piscina. «Desde el 22 de julio, la depuradora y los filtros se están moviendo, pero no se mueven con la suficiente eficacia, como cuando está la piscina llena. Una vez que se haga ese movimiento, que sería del conjunto de la conducción y que se vea que los análisis que se tomen sean los correctos, la piscina estará en funcionamiento», indicó el regidor, que recordó que solo el llenado requiere de tres días. El alcalde estima que desde que termine la obra hasta que se ponga en marcha, «en menos de una semana la gente podrá estar haciendo aquí sus largos». También dijo que se trata de «un servicio vital para la salud y el ocio de los cangueses. Además, es la joya de la corona del deporte dentro de la oferta de Cangas del Narcea».