Oviñana, en Cudillero, dará en dos meses el visto bueno a su callejero

B. G. H. CUDILLERO.

Los vecinos de la localidad cudillerense de Oviñana están trabajando para concluir el nombramiento de las calles del pueblo. El proyecto arrancó hace ya tres años, pero se paralizó y ahora los vecinos trabajan con un borrador que esperan convertir en definitivo para contar con un callejero oficial. «Se presentó a los vecinos y se hizo por el sistema de parcelas y por barrios, pues nos salían unas 150 calles y nos parecía excesivo», apuntó el vecino Víctor Suárez, aclarando que tanto en Correos como en el Instituto Nacional de Estadística (INE) lo dan por válido. Con este sistema, Oviñana pasaría a nombrar una treintena de calles.

A partir de ahora, los vecinos tendrán a sus disposición este borrador del callejero para que puedan estudiarlo y plantear sus alegaciones. Tendrán un plazo de dos meses. Después, se entregará al Ayuntamiento para su aprobación en Pleno y convertirlo en oficial. El nombramiento, afirman, respeta la forma en que se nombraron las zonas tradicionalmente. «Siempre se va a consensuar con los vecinos». Además, aprovecharán para numerar las viviendas.

«No podemos estar sin un callejero como en el siglo XVI. Raro es el día que si no es el repartidor del gasoil, es un servicio técnico o el cartero que pregunta por una dirección», explicó Suárez.