La reparación del espigón de Navia se retrasará por «defectos» en el proyecto

El espigón de Navia, que separa la ría de la playa, espera una nueva reparación. / E. C.
El espigón de Navia, que separa la ría de la playa, espera una nueva reparación. / E. C.

El Principado remite el documento al Instituto Oceanográfico de Cantabria para subsanar los fallos detectados por una consultora externa

BELÉN G. HIDALGONAVIA.

El proyecto para reparar los daños en el espigón de Navia, localizados en el 'morro' de esta construcción, será analizado por el Instituto Oceanográfico de Cantabria después de que una consultoría que analizó el documento detectase algunos «defectos» en su redacción que obligarán a retrasar el inicio de las obras.

Según explicó el regidor naviego, el socialista Ignacio García Palacios, los técnicos de la consejería consideraron necesario contar con una consultoría que analizase el proyecto, ya que el nuevo plan -que plantea construir una escollera de encauzamiento con 140 bloques de hormigón sin cimentación- reúne unas características diferentes a las actuaciones previas orientadas a dotar de mayor solidez a la estructura. Esa empresa «apuntó algunos defectos, que generaron dudas a los expertos de la consejería». Por ello, el Principado acudió al Instituto Oceanográfico de Cantabria para «contar con una opinión última de lo que es operativo y necesario hacer». «Se trata de no meter la pata», simplificó García Palacios.

El regidor reconoció que esta nueva consulta implicará un retraso en la puesta en marcha de las actuaciones, que no podrán salir a licitación hasta que no se reciba el informe del organismo cántabro con las pertinentes correcciones técnicas al proyecto. García-Palacios no se aventuró a fijar un plazo para el inicio de la reparación. «Supongo que será para este ejercicio, esperemos que lo antes posible», indicó.

Sobre el espigón naviego se intervino en 2018 en una actuación que se tramitó por vía de emergencia para frenar su destrucción como consecuencia de la virulencia de los temporales. Entonces se destinaron más de 400.000 euros para la protección de la base de cimentación, la ejecución de la base de la escollera y el remate de la estructura en el tramo fracturado por los diferentes temporales que azotaron la costa desde el año 2014. El pasado octubre, nada más terminarse la obra, los arreglos se vinieron abajo de nuevo a causa de los embates del mar. Como consecuencia, apuntó el alcalde, «se decidió hacer un proyecto con más calma y conocimiento contemplando todos los elementos que allí concurren para hacerlo más firme».

«Va para largo»

Desde la plataforma Salvemos la Poza, que surgió para reivindicar una actuación integral en este espacio, lamentaron que la reconstrucción de esta infraestructura «sufra más retrasos» a causa de este nuevo contratiempo. «La cosa va para largo», criticaron. Asimismo, aseguran que aún desconocen las actuaciones que contempla el proyecto del gobierno regional.

Temas

Navia