La residencia de Boal «se queda pequeña», aseguran en el tercer aniversario del centro

Los mayores escuchan la actuación de la rondalla Armonía. /  D. S. F.
Los mayores escuchan la actuación de la rondalla Armonía. / D. S. F.

La residencia de mayores de Boal celebró ayer el tercer aniversario desde su puesta en funcionamiento, con una jornada festiva en la que los 24 residentes llevaron a cabo un concurso de karaoke, así como una actuación musical a cargo de la rondalla Armonía, que amenizó la tarde en el centro.

La residencia «se ha quedado pequeña», aseguraba la directora, Susana Neira, quien reconoció que las plazas se llenaron en el primer mes de su puesta en funcionamiento. La directora recordó la necesidad de poner en marcha el centro de día, que está previsto ubicar en los bajos de este centro y que «es muy necesario porque la población está muy envejecida». Los mayores recibieron la visita del alcalde, así como de varios de sus vecinos.