Retirar las toneladas de basura del campo de San Timoteo llevará varios días

El campo de San Timoteo, lleno de basura tras la celebración de la fiesta que congregó a centenares de romeros. / E. C.
El campo de San Timoteo, lleno de basura tras la celebración de la fiesta que congregó a centenares de romeros. / E. C.

La empresa encargada de la limpieza del espacio inicia hoy los trabajos. «Está menos sucio que el año pasado», destacan desde la organización

BELÉN G. HIDALGOVALDÉS.

Un año más la estampa se repite. Un día después de que miles de romeros abarroten el campo de San Timoteo para celebrar la popular romería, la basura ocupa en el mismo espacio. A primera hora de la mañana de ayer bolsas de basura llenas de desperdicios, cajas de cartón y sidra, envases de plástico y vidrio, restos de comida, papeles, lonas y piezas de los merenderos llenaban la zona.

Desde la Cofradía de San Timoteo, que organiza el festejo, estiman que serán necesarios varios días para que el campo recobre su aspecto original. Como sucedió en los últimos años, será una empresa privada la encargada de realizar las labores de limpieza tanto en el campo de San Timoteo como en el aledaño, que la organización alquila para estos festejos. La empresa, según indicaron los organizadores, iniciará hoy los trabajos de limpieza.

«Este año está menos sucio que el pasado», destacó el presidente de la Cofradía de San Timoteo, Antonio Álvarez, 'Tono', que atribuyó esta reducción en la cantidad de basura a la disposición de más contenedores distribuidos por la zona de la fiesta. «Hubo contenedores de todo tipo: vidrio, envases...», argumentó el presidente de la entidad.

Donde sí comenzaron las labores de limpieza fue en las calles de la villa blanca. Ayer, los operarios del servicio de limpieza municipal, armados con cepillos y mangueras, se afanaron en recobrar la normalidad en el casco urbano en el que recalaron los romeros tras abandonar el campo para disfrutar de la verbena.

Según datos de la Guardia Civil, que aportó 75 efectivos, la jornada festiva se saldó con una intervención en un conato de pelea y se levantaron 25 actas por tenencia o consumo de sustancias estupefacientes. Además, se practicaron 240 pruebas de alcoholemia y dos de droga, que arrojaron cuatro positivos. La Policía Local, por su parte, reseñó pequeñas lesiones por cortes y «bastantes» intoxicaciones alcohólicas. «El dispositivo funcionó», destacó el jefe de la Policía Local, Carlos Regino García.

«Salió todo muy bien, perfecto», reiteró Álvarez, indicando que pese a ser una fiesta multitudinaria no se habían registrado incidentes «reseñables». En este sentido, el regidor y responsable de Seguridad Ciudadana, Óscar Pérez, corroboró que «tanto el día como la noche se desarrollaron con normalidad dentro de lo que es un festejo multitudinario». Pérez se mostró «satisfecho» con el dispositivo de seguridad que, reiteró, «funcionó tal y como estaba previsto».