Se retrasa una semana la apertura de la piscina de Cangas que dañó la explosión

Uno de los vasos de la piscina durante el proceso de llenado, la semana pasada. /  B. G. H.
Uno de los vasos de la piscina durante el proceso de llenado, la semana pasada. / B. G. H.

A la espera de los análisis de cloración, el agua del vaso grande no alcanzó la temperatura idónea y un fallo en una llave impidió el llenado del pequeño

BELÉN G. HIDALGOCANGAS DEL NARCEA.

No ha podido ser. Los usuarios de la piscina municipal canguesa deberán esperar, al menos, una semana más para disfrutar de nuevo de estas instalaciones, dañadas en la explosión pirotécnica del pasado 21 de julio de 2018 con motivo de la tirada nocturna de las fiestas de La Magdalena. Según informó el Ayuntamiento, no será posible su apertura por una serie de cuestiones técnicas que fueron surgiendo durante el proceso de llenado de los dos vasos iniciado la semana pasada.

Uno de los problemas con los que lidian los técnicos para la puesta en marcha de este equipamiento pasa por conseguir que el agua alcance la temperatura idónea para el baño. «De las dos calderas, una funciona correctamente y la otra suelta mucho humo de la combustión. No obstante, eso no es inconveniente, pues estamos calentando los 400.000 litros del vaso grande con ello», explicó el alcalde socialista en funciones, José Víctor Rodríguez, que recordó que fueron necesarios casi siete días para completar el proceso.

Peor suerte corre en el vaso pequeño, que aún no se ha podido iniciar debido al fallo de una de las llaves que impide el retroceso del agua. Este fallo, matizó el regidor en funciones, «hace que la que actúa lo haga a modo de tapón». El Ayuntamiento prevé que la resposición de esta llave se produzca «entre hoy (por ayer) y el miércoles. No obstante, no sería impedimento para la apertura de la piscina», aseguró Rodríguez.

La piscina fue el edificio público más afectado al hallarse a pocos metros de la zona de El Molín

Sin embargo, para que la pileta municipal vuelva a abrir sus puertas al público aún será necesario superar otro trámite más. «Falta que nos lleguen los análisis de la cloración del agua», apuntó Rodríguez, quien estimó que los resultados de los mismos se conocerían entre mañana y el viernes. «Cuando eso llegue, abrimos al día siguiente», afirmó el alcalde cangués en funciones, que añadió que los sistemas de depuración y climatización de la piscina se encuentran en perfecto estado.

Casi un año sin piscina

Las obras de reparación de la piscina concluyeron el pasado 30 de mayo, fecha en que el Ayuntamiento cangués recibía las obras y daba el visto bueno a la actuación. Se iniciaba entonces la fase de limpieza de los vasos para proceder a su llenado y la puesta en marcha de los sistemas de depuración y mantenimiento de las instalaciones. La actuación comenzó a mediados de marzo y contaba con un plazo de ejecución de tres meses.

El alcalde en funciones había anunciado la semana pasada la apertura del equipamiento para el lunes 10 de junio. Una apertura muy esperada por los usuarios, privados de este servicio desde julio del año pasado, pues la explosión dejó inoperables las piscinas. De hecho, fue el edificio público más afectado por la explosión pirotécnica, por su proximidad al Prao El Molín, donde se produjo el accidente. A la ruptura de puertas y ventanales, se sumaron los daños registrados en la recepción, el gimnasio, la sauna y los vestuarios, así como en la instalación eléctrica, la climatización y parte de la fontanería.