Severo Ochoa, un alumno de sobresaliente

El responsable del instituto, José Ignacio Nieto, tercero por la izquierda, con sus predecesores, Antonio García 'Toni', Luis Alfonso Fernández, Ángel Gavilán, María Jesús Paredes y 'Lali', viuda de Francisco Javier González, con el grabado conmemorativo realizado por el alumno Fernando Castro. / D. S. FUENTE
El responsable del instituto, José Ignacio Nieto, tercero por la izquierda, con sus predecesores, Antonio García 'Toni', Luis Alfonso Fernández, Ángel Gavilán, María Jesús Paredes y 'Lali', viuda de Francisco Javier González, con el grabado conmemorativo realizado por el alumno Fernando Castro. / D. S. FUENTE

El instituto luarqués recuerda al científico que puso «la villa en el mapa y transmitió la importancia de hacer las cosas con pasión»

DAVID SUÁREZ FUENTE LUARCA.

Fotografías, documentos inéditos y muchas anécdotas salieron a relucir ayer en la conmemoración del vigésimo quinto aniversario de la muerte del Premio Nobel Severo Ochoa, organizada por el instituto luarqués que lleva su nombre. El encuentro reunió a representantes de asociaciones de todo el concejo, así como a los exdirectores del centro educativo -Luis Alfonso Fernández, Antonio García 'Toni', Ángel Gavilán, María Jesús Paredes y la viuda de Francisco Javier González-, que recogieron de manos del actual responsable del centro, José Ignacio Nieto, un grabado realizado por Fernando Castro, alumno de primero de Bachillerato del instituto. En él consta esta fecha destacada y se puede ver el perfil del Nobel.

En el transcurso del acto, varios exalumnos que en su momento recibieron la beca Severo Ochoa por parte del Ayuntamiento mostraron su agradecimiento y destacaron la labor del científico, que, en palabras de Diego Suárez, «pone el nombre de Luarca en el mapa». Por su parte, Guillermo Menéndez aseguró desde Gran Bretaña que «la figura del Nobel es un modelo a seguir y una fuente de inspiración», mientras que la estudiante de Medicina Lucía Villanueva manifestó que «no importa lo que se haga en la vida, lo importante es hacerlo con pasión, sin tener miedos al cambio».

Solo flojeó en Latín y Deporte

También intervino el ingeniero vasco con raíces luarquesas Iñigo Losada. Era su primer acto tras recibir de manos del Rey el premio Jaume I de Protección del Medio Ambiente. En su conferencia, destacó la figura de Ochoa y puso en valor la necesidad de investigar «para ayudar a a la sociedad a superar problemas». Entre los documentos inéditos que se dieron a conocer figuran las calificaciones que recibió Ochoa en el instituto Vicente Espinel 'Gaona' de Málaga. Eran notas de sobresaliente y solo 'flojeaba' en asignaturas como Latín o gimnasia. Durante el homenaje, la directora de este instituto, Julia del Pino, ensalzó, a través de un vídeo, el amor de Ochoa por este centro educativo andaluz, del que el Nobel «siempre decía que era su patria chica». El acto de ayer se suma a las numerosas actividades que organiza, desde hace dos años, el grupo de trabajo de la biblioteca para mantener viva la memoria de su vecino más ilustre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos