Somiedo reclama ayudas al Principado para garantizar la conservación de los teitos

Belarmino Fernández, Berta Piñán y Martín López Vega. /  E. C.
Belarmino Fernández, Berta Piñán y Martín López Vega. / E. C.

El alcalde insta a recuperar las subvenciones para los particulares que gestiona el Ayuntamiento, así como el plan director

BELÉN G. HIDALGOSOMIEDO.

El regidor somedano, Belarmino Fernández Fervienza, no quita el dedo del renglón. Ayer, mantuvo una reunión con la consejera de Cultura, Berta Piñán y el nuevo director general de Cultura y Patrimonio, Martín López Vega, para trasladar al nuevo Gobierno del Principado la necesidad de garantizar el mantenimiento y la conservación del patrimonio etnográfico de Somiedo, cuyo máximo referente son las cabañas de teito. En este sentido, Fernández Fervienza recordó a Piñán la existencia de un plan director para la recuperación de los teitos. «Es un proyecto que habría que retomar y hablar con el Ministerio y con Europa, porque era un proyecto muy ambicioso que preveía una actuación sobre unas 300 construcciones», explicó el regidor.

No obstante, Fernández Fervienza considera que se trata de una cuestión más a largo plazo y, por ello, destacó que «lo más inmediato» pasaría retomar la subvención que otorgaba el Principado a particulares para el mantenimiento de los teitos, que se gestionaba a través del Ayuntamiento. «La convocatoria se mantuvo desde 1986 hasta 2010. Con la crisis se eliminó y se retomó en 2016, pero con muy poco dinero y problemas. Llevamos un año sin convocatoria y pedimos que se retome, así como el apoyo al mantenimiento de los teitos», propuso el alcalde somedano.

Fernández Fervienza aseguró al término del encuentro que la consejera de Cultura se mostró «sensible» a sus demandas y se comprometió a «estudiar con detalle» su propuesta de cara a incluirlo en el presupuesto del próximo año.

«Actividad ancestral»

Precisamente con este objetivo de conservar el patrimonio etnográfico somedano surgió la asociación 'Teito Natural Roof', creada esta primavera para diseñar una estrategia capaz de frenar el deterioro de estas construcciones. Entre sus principales retos se encuentra agilizar la tediosa burocracia, ante la que ceden los propietarios particulares acelerando el deterioro por falta de mantenimiento de estos elementos.

La nueva legislación exige a los particulares presentar un proyecto y varios presupuestos para optar a estas ayudas, obviando que la labor de 'teitado' es «una actividad ancestral», defiende el colectivo. Son los propietarios quienes recogen el teito en las brañas y se encargan de reponerlo en las techumbres año tras año.