«Tener presupuesto en un Ayuntamiento no es cuestión de vida o muerte»

José Víctor Rodríguez, con Ambasaguas al fondo. / B. G. H.
José Víctor Rodríguez, con Ambasaguas al fondo. / B. G. H.

José Víctor Rodríguez | Alcalde de Cangas del Narcea: «El proyecto inicial de El Reguerón no era un proyecto serio ni creíble. Ni siquiera ejecutable. Sus 60 plazas no creo que sean suficientes»

BELÉN G. HIDALGO CANGAS DEL NARCEA.

José Víctor Rodríguez (Cangas del Narcea, 1984) llegó a la Alcaldía en 2015 tras un pacto con el entonces concejal de Foro y con IU. Su futuro más próximo está marcado por el proyecto del nuevo geriátrico de Establecimientos Residenciales para Ancianos (ERA). Ampliando el horizonte, su apuesta pasa por la reindustralización del mundo rural y el desarrollo del ecoturismo, sin renunciar a una minería vinculada a la siderurgia. «Por muy bueno que hubiese sido el acuerdo que se firmó en octubre, no se podría quemar carbón porque no había empresas», argumenta.

-Este año comenzó con las obras para la mejora de la AS-15. Fueron muy demandadas, pero también criticadas durante su ejecución. ¿Comparte el malestar de la ciudadanía?

-Se mejoró la seguridad del firme, no el firme en sí. El arreglo de la carretera necesitaría más inversión. Se nota una mejoría en cuanto a la adherencia de los coches. Lo que no nos gusta a ninguno es lo relativo a las limitaciones de velocidad. Algunas existían y eran comprensibles, pero hay otras que no compartimos.

-En el resto de carreteras del concejo, ¿qué actuaciones se llevarán a cabo y en qué plazos?

-Tenemos un presupuesto para inversiones que ronda los 500.000 euros. El arreglo de la piscina ya va a suponer 250.000 euros, de tal manera que la inversión restante es austera. Hay comprometidas obras en dos carreteras: Oballo y la que comunica La Imera con Castro de Limés. En las próximas semanas comenzarán las obras en la carretera Antrago-Porley.

-En los últimos días el debate político se centra en el cambio de ubicación del geriátrico. ¿Supone la renuncia al centro de salud en La Cortina?

-Supone 60 plazas asistenciales para el concejo y 40 puestos de trabajo. Había que tomar una decisión: aprovechar o dejar pasar la construcción de ese equipamiento tan necesario. Estaba prevista en una zona que es suelo industrial y ni siquiera la cesión se hizo bien cuando gobernaba Martínez (IU). Optamos por el único suelo que tiene Cangas para equipamiento público. Hay que levantar cinco plantas. Un centro de salud ocupa, si acaso, una.

-El proyecto inicial de la residencia en El Reguerón preveía más plazas. ¿Qué cambió?

-No era un proyecto serio, ni creíble. Ni siquiera ejecutable. Empieza con una previsión de 60 plazas. No creo que sean suficientes, pero está bien para empezar y, según aumente la demanda, se podrán aumentar las plazas.

-¿Qué planes tiene el Ayuntamiento para esa parcela?

-En enero entregaremos al Gobierno central, que ha puesto en marcha los Fondos Mineros, un proyecto para crear un nuevo centro de empresas en el que vamos a primar a las empresas que apuestan por el desarrollo tecnológico. Supone una inversión de 3 millones de euros y será compatible con el aparcamiento de camiones.

Más información

-En 2017 propuso la ampliación del recinto ferial en el concurso nacional de Raza Asturiana de los Valles. ¿Sigue apostando por ello?

-Es necesario ampliarlo, actualizarlo y mejorarlo. La exigencia del concurso es cada vez es mayor. Estamos intentando hacerlo a través de financiación europea. Podría ser una intervención de unos 100.000 euros que nos daría un buen desahogo en cuanto a capacidad, porque en el concurso se quedan fuera por falta de espacio.

-¿Qué futuro cabe para la minería en el concejo?

-El futuro en Cangas del Narcea pasa por Carbonar. Por muy bueno que hubiese sido el acuerdo que se firmó en octubre, no se podría quemar carbón porque no había empresas. Parece ser que Europa no se opondría a desligar las ayudas al cierre de la unidad de producción si se destina al sector siderúrgico. Si es así, Carbonar podría abrir sus puertas, mantener los empleos y seguir tirando de la comarca.

-Sin carbón. ¿Qué alternativas quedan?

-Industrializar las zonas rurales, apostando por los productos que generan un valor añadido. Se pueden crear varias industrias , pero necesitamos suelo industrial. Barajamos tres proyectos, dos de iniciativa pública y uno de iniciativa privada y ligado a la ganadería.

-¿Cómo están las cuentas del Ayuntamiento?

-En 2015 la deuda era de 9 millones de euros y cerraremos 2018 con 3,7 millones. Hemos pagado en el último año un millón. Hemos ido amortizando deuda y liquidado presupuestariamente en positivo. El remanente de tesorería es de 2 millones, que esperamos que nos dejen invertir este 2019.

-¿Cómo es posible gobernar sin presupuestos?

-Un ayuntamiento funciona como una casa. Coges de una partida presupuestaria y lo metes en otra a través de una resolución de Alcaldía. No es cuestión de vida o muerte tener un presupuesto en un ayuntamiento. Si lo hubiésemos tenido, no hubiésemos hecho nada más extraordinario que en años anteriores.

-¿Habrá presupuesto para 2019?

-Estamos a la espera de que el Gobierno central nos permita utilizar ese remanente de Tesorería. Sería lo único que nos llevaría a tener esos presupuestos.

-¿Tiene pensado volver a presentarse como alcalde?

-Cuando llegue el momento me pondré a disposición de los compañeros. No estoy inhabilitado y tengo ganas de rematar, entre otras cosas, me hace especial ilusión, la residencia de mayores y estar presente en la Vuelta Ciclista.