Las vacas francesas triunfan en la feria de San Andrés

Las vacas Aubrac fueron objetivo de todas las miradas. /  B. G. H.
Las vacas Aubrac fueron objetivo de todas las miradas. / B. G. H.

B. G. H. CANGAS DEL NARCEA.

Como cada 1 de diciembre, el recinto ferial de La Imera acogió la feria ganadera de San Andrés, que contó con noventa reses de vacuno, ochenta cabezas de porcino y dos burros. Todos las miradas se centraron ayer en los ejemplares de la raza francesa Aubrac, que llegaba por primera vez al recinto ferial para darse a conocer. «Se trata de una raza rústica, destinada a la producción de carne y que vive en zonas altas de montaña a unos mil metros de altura», explicó el ganadero reguerano, Rafael Fernández.

Según explicó, esta raza de vacuno se está extendiendo por toda Europa y en Alemania «el 80% de la carne de vacuno que se consume pertenece a esta raza. Es una carne con mucho sabor y de gran calidad». Físicamente, las vacas Aubrac tienen unos rasgos similares a las autóctonas: cuernos que recuerdan a las casinas y un cuerpo parecido a la asturiana de los valles, así como abundante pelo. «Es una vaca dócil, comen bien en pastos y no da problemas con los partos», destacó el ganadero, que ayer logró cerrar algún trato en Cangas del Narcea. Afirmó que en Oriente la raza está ganando presencia.

Mientras tanto, los ganaderos trataban de cerrar tratos, sin mucho éxito. La gran afluencia de público no se tradujo en ventas numerosas. El ganadero José Manuel Menéndez, de Trones, argumentó que «se vende, pero se vende a unos precios muy bajos». El sector continúa demandando el incremento de los precios de la carne y el control de la fauna salvaje que castiga sus cabañas ganaderas.

 

Fotos

Vídeos