Merás despedirá mañana al motorista fallecido en un accidente en Cangas del Narcea

Dotaciones de bomberos y Guardia Civil en el lugar del accidente./B. G. H.
Dotaciones de bomberos y Guardia Civil en el lugar del accidente. / B. G. H.

El funeral tendrá lugar en la iglesia de Merás a las 17 horas

BELÉN G. HIDALGO

La localidad valdesana de Merás despedirá este lunes, a las 17 horas, al motorista Pablo G. G.-M, de 44 años, que perdió la vida este sábado en un trágico accidente de moto ocurrido en la carretera AS-29, vía que comunica los concejos de Cangas del Narcea e Ibias a través del Pozo de las Mujeres Muertas. El funeral tendrá lugar en la iglesia parroquial de Nuestra Señora de Merás y, tras el oficio religioso, sus restos serán enterrados en el cementerio parroquial.

Pablo G. G.-M., aunque residía en Oviedo, era natural de 'Casa Lala', en el pueblo de Ferrera de Merás, lugar al que solía acudir durante sus vacaciones y también los fines de semana, pues su familia es de origen valdesano. Pablo estaba casado. Vinculado profesionalmente al mundo de la automoción, trabajaba de mecánico en un taller de la capital asturiana y era muy aficionado a las motos. En su entorno más cercano aún no se explican el fatal desenlace del joven motorista y no dudan a la hora de considerar a Pablo un hombre «tranquilo».

Pablo G. G.-M. fallecía este sábado a mediodía en una curva cerrada a la altura del kilómetro 32 de la AS-29, al salirse de la vía por la derecha, chocar contra el quitamiedos y salir despedido. El servicio médico desplazado hasta el lugar del siniestro no pudo hacer nada por salvarle la vida. Circulaba en dirección a La Regla de Perandones, en el concejo de Cangas del Narcea, por una carretera cuyo trazado está salpicado de curvas, muchas de ellas, especialmente cerradas. Pablo G. G.-M. viajaba solo, pese a que había salido con un grupo grande.

Ahora será la Guardia Civil la encargada de esclarecer las causas del fatal accidente, un siniestro en el que no hubo testigos ni ningún otro vehículo implicado.