La familia del motorista fallecido en Cangas del Narcea agradece el respaldo: «Esto no se paga con dinero»

La familia del motorista fallecido en Cangas del Narcea agradece el respaldo: «Esto no se paga con dinero»

Decenas de personas acompañan a la familia del valdesano, que perdió la vida el sábado en un accidente en Cangas del Narcea

BELÉN G. HIDALGO

El rugido de unas cuarenta motos rompieron el silencio que imperaba la tarde de este lunes en el entorno de la iglesia parroquial Nuestra Señora de Merás (Valdés). Decenas de amigos, vecinos y compañeros arroparon a la familia del motorista Pablo G. G. M. en su funeral. A las puertas del templo, su madre, sin contener la emoción, se dirigió a los allí presentes: «Gracias a todos. Esto no se paga con dinero». Unas palabras que fueron respondidas con un caluroso aplauso.

Al funeral también acudió el concejal valdesano y vecino de Merás, Gumersindo Cuervo, que lo conocía desde niño. «Su familia eran buenos vecinos, gente humilde y él colaboró con las fiestas del pueblo».

Nadie se explica el fatal de desenlace. Sus compañeros del grupo 'Malos Asturies' destacaron su prudencia. «Era muy buena persona, muy tranquilo, muy comedido...», dijeron, recordando que era él quien solía hacer las fotografías de las salidas en moto.

Pablo G. G. M., de 44 años, falleció el sábado tras salirse de la vía en la AS-29 y chocar contra el quitamiedos. Rafa González, que fue su compañero en el instituto, rememoró su pasión por el motor y la mecánica. «Es lo que pasa siempre con los guardarraíles. La mitad de los muertos que dejamos en la carretera son por golpearse contra ellos», lamentó Sergio Martínez.